La Asamblea General de la Asociación Nacional Empresarial de la Industria Farmacéutica (Farmaindustria) aprobaba el pasado mes de marzo el nombramiento de Juan Yermo como nuevo director general. Hoy, esta institución anunciaba su incorporación efectiva. Sustituye a Humerto Arnés, quien ha dirigido la Asociación en las últimas dos décadas.

Yermo, doctor en Economía por la Universidad de Oxford y máster en Economía Financiera por la Universidad de Cambridge, ha desarrollado su carrera en compañías como el Bankers Trust International, en Londres, y en instituciones internacionales como el Banco Mundial, en Washington, y en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), donde en las últimas dos décadas ha desempeñado diferentes funciones hasta que en 2014 fue nombrado director adjunto del Gabinete del Secretario General y, posteriormente, director del Gabinete.

Es experto en previsión social, cooperación internacional, políticas públicas y regulación, áreas donde ha ejercido responsabilidades profesionales. Ha sido también formador y autor de numerosas investigaciones económicas y ensayos publicados. Yermo atesora también una experiencia amplia en materia de seguridad social, envejecimiento y globalización.

Desafíos

Humberto Arnés, director general de Farmaindustria desde 2001. Arnés ha liderado la transformación de la Asociación en este siglo, cuando se ha convertido en referencia entre las patronales empresariales en España, sustentada en su capacidad de diálogo y cooperación con las Administraciones de diferentes gobiernos y con el resto de agentes sanitarios.

Arnés seguirá durante unos meses al frente de Sigre, hasta su retiro, para consolidar los avances importantes que este sector ha conseguido en materia de sostenibilidad, medioambiente y economía circular.

A Yermo le corresponderá liderar una nueva etapa llena de desafíos, como las crecientes demandas sociales hacia la industria farmacéutica, en especial después de la experiencia de la pandemia, cuando el conjunto de la sociedad ha constatado la relevancia del sector no solo para el cuidado de la salud, sino para el crecimiento económico y el bienestar.

Las oportunidades que se abren para España en materia de investigación biomédica y producción de medicamentos, o la definición del Plan Estratégico para la Industria Farmacéutica que el Gobierno prevé aprobar en los próximos meses serán también retos importantes que el nuevo director general de Farmaindustria tendrá que abordar.