La Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (RAC) ha avanzado las principales novedades de la ‘Declaración sobre la financiación y gestión de la investigación científica en España-2022’. Esta edición se titula ‘La ciencia española ante la transición energética’. Jesús María Sanz-Serna, presidente de la RAC, ha destacado “la interdisciplinariedad” que debe caracterizar la investigación científica.

“La Academia de Ciencias recoge todas las ciencias, y cuando nos comunicamos con los poderes públicos tenemos en cuenta la visión de todas las disciplinas”, ha indicado.

Cambio climático y salud pública

En el ámbito de la investigación, existen cuatro pilares interconectados, según ha dicho Esteban Domingo, vicepresidente de la RAC. Estos pilares son la transición energética, el cambio climático, la degradación medioambiental y la salud pública. “Hemos visto que el cambio climático es un factor de riesgo de enfermedades emergentes”.

Como ha explicado, el cambio climático modifica hábitos migratorios de animales y aumenta los vectores de transmisión de virus. A modo de ejemplo, se ha referido a la deforestación del Amazonas. “Da lugar a un mayor terreno para la agricultura y la ganadería, lo que incrementa la población de garrapatas, que son transmisoras de enfermedades”.

Inteligencia artificial

Otro aspecto al que se refiere el Documento aprobado por la RAC ha sido la inteligencia artificial, que está muy directamente vinculada a la Medicina. Así lo ha expresado el vicepresidente de la Academia: “Por un lado, hay una corriente de opinión que indica que las herramientas de inteligencia artificial pueden servir para predecir nuevas epidemias. En cambio, otras escuelas aseguran que situaciones como la provocada por la COVID-19 son impredecibles”.

“La inteligencia artificial es una manera de organizar esta complejidad para intentar anticipar situaciones”, ha apuntado Esteban Domingo.

Poca transferencia al sector productivo

En la presentación de la ‘Declaración sobre la financiación y gestión de la investigación científica en España-2022’ también está prevista la intervención de Domènec Espriu, director de la Agencia Estatal de Investigación. Según este experto, “el enorme impacto científico de la investigación realizada en España en la bioenergía, el almacenamiento de energía o la generación de hidrógeno, por ejemplo, se refleja en las numerosas publicaciones de prestigio obtenidas, las citas recibidas o la visibilidad de los investigadores involucrados; sin embargo, la transferencia al sector productivo en esos mismos ámbitos es escasa”.

Agenda 2030

Respecto a los fondos europeos, los portavoces de la RAC han expresado su deseo de que esa inversión en investigación tenga continuidad. Así, Jesús María Sanz-Serna ha señalado que “la declaración incide en la importancia de emplear parte de esa inversión en proyectos científicos sólidos que hagan frente a los grandes retos a los que la sociedad se enfrenta”.

También ha valorado la acción de España en relación con la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible: “Hay concienciación, pero los indicadores muestran que, como en otros países, la reacción es demasiado lenta dadas la importancia y urgencia del problema”.