Según los resultados de una investigación reciente, la actividad física se asocia a una reducción de la mortalidad por cualquier causa en un 33 por ciento. A esta conclusión llegó el trabajo. “Cantidades recomendadas y más bajas de actividad física a largo plazo y mortalidad”. Se trata de un estudio de cohorte prospectivo de 210.000 adultos con hasta 20 medidas repetidas. El mismo además, ha logrado la primera posición en la edición 2021 de los Premios Nacionales de Investigación en Medicina del Deporte que convoca la Universidad de Oviedo.

No obstante, desde la Organización Mundial de la Salud se ha puesto en marcha la campaña “Every move counts”. Esta pretende concienciar sobre la capacidad terapéutica y generadora de salud de la actividad física. No en vano, según la encuesta ESFEC realizada por la Fundación Española del Corazón, solo el 20,7 por ciento por ciento de los españoles hace entrenamiento deportivo o físico varias veces a la semana. El 10,7 por ciento declara practicarlo varias veces al mes. El 49,2 por ciento de forma ocasional.

Impacto de la actividad física

Ignacio Muñoz, director médico del Hospital IMSKE y jefe de los servicios médicos del Valencia Basket, destaca la capacidad terapéutica de la actividad física. “En IMSKE somos firmes defensores de la condición del ejercicio como agente de salud. Sus beneficios están muy por encima de cualquier fármaco a la hora de prevenir enfermedades realmente graves como la diabetes tipo 2 o la patología cardiovascular”. También para reducir los síntomas de depresión y ansiedad, reducir el deterioro cognitivo, mejorar la memoria y la salud del cerebro. Incluso, en la recuperación de afecciones de músculos y huesos su alcance reparador es potentísimo.

Sobre esta idea insiste Jesús Viosca, especialista en medicina del deporte de  la Unidad de Medicina del Deporte del Hospital IMSKE. “El músculo actúa como un órgano endocrino.  Cuando éste se contrae, se liberan una serie de sustancias a la sangre, llamadas miokinas o también conocidas como exerquinas”. Todo ello  produce una verdadera revolución molecular en el organismo, que actúa de forma multisistémica y que tiene multitud de efectos beneficiosos.