Ayer se celebró la Webinar “Impacto de la crisis del COVID-19 sobre el Sector de Traumatología. Visión de la SECOT y de la Industria”. Uno de los datos más destacados en el mismo fue expuesto por el presidente del sector de traumatología de Fenin, Agustín Canales. Según el mismo durante el periodo COVID-19, la actividad quirúrgica del sector se vio frenada en un 60 por ciento en los peores meses de la pandemia. Esto supuso haber dejado de realizar más de 20.000 procesos quirúrgicos.

“Las prioridades del sector se han centrado en cuidar y motivar el activo más importante de nuestras organizaciones, nuestros empleados. En todo momento, nos hemos puesto a disposición de los profesionales sanitarios para colaborar en la reactivación de las cirugías. Todo ello siempre dentro de un marco de máxima seguridad”, expuso el experto.

Actividad en los peores meses de la pandemia

Por su parte, Margarita Alfonsel, directora general de Fenin, quiso destacar que la tecnología sanitaria ha desempeñado un papel esencial en los peores meses de la pandemia. “Los fabricantes de productos considerados esenciales trabajaron sin descanso doblando turnos, 24 horas al día, siete días a la semana. Todo ello para sobre producir al máximo de sus posibilidades. Otras empresas que pudieron adecuarse a la normativa para la fabricación de los productos considerados esenciales reconvirtieron con grandes esfuerzos sus líneas de producción. También se puso en marcha un Corredor Aéreo Sanitario que ha permitido traer desde Shanghái más de 700 toneladas de productos esenciales para combatir el coronavirus”, aseguró Alfonsel.

Por último, Jaime Basanta, vocal de la Junta Directiva del Sector de Traumatología de Fenin, reconoció al sector de traumatología como un sector estratégico en el ámbito de la formación de profesionales sanitarios. “La situación del COVID-19 nos ha forzado a cambiar los modelos de formación dirigiéndonos a formatos más innovadores con el uso de nuevas tecnologías. El trabajo conjunto entre las sociedades científicas, universidades e industria serán claves para desarrollar y mantener una formación de calidad”, concluyó.