En Europa hay más de 4,3 millones de personas afectadas con un cáncer raro, lo que supone un 24 por ciento de todos los pacientes de cáncer. En España se diagnostican cada año más de 40.000 nuevos casos lo que supone 1 de cada 5 diagnósticos en cáncer. Es por ello que, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), consciente de esta situación, apoya la investigación en cánceres poco frecuentes a través de sus diferentes ayudas, entre las que hay 3 de los 7 proyectos internacionales de la convocatoria ACCELERATOR. De esta forma destina un total de 3,1 millones de euros para apoyar proyectos de investigación en cánceres poco frecuentes.

Con el objetivo de seguir apoyando la colaboración entre grupos de investigación internacionales, la AECC vuelve a abrir, por tercer año consecutivo, la convocatoria de ayudas ACCELERATOR el próximo 2 de marzo. Con la nueva convocatoria de estas ayudas, la AECC asienta su estrategia de impulsar la investigación y el apoyo a grupos españoles para que sean parte de una investigación global en cáncer.

Del total destinado a las ayudas ACCELERATOR, la AECC aporta 6,2 millones de euros, siendo en este momento las más cuantiosas de España. El objetivo es impulsar la investigación a nivel internacional, ya que ésta facilita el acceso a un mayor número de muestras, permite compartir conocimientos y sumar esfuerzos entre diferentes grupos de investigación.

Proyectos concretos

En cuanto a proyectos concretos, uno de estos proyectos ACCELERATOR es el liderado por Manel Esteller, centrado en el estudio del mesotelioma, un tipo de cáncer pulmón poco frecuente provocado por la exposición al amianto. El objetivo de este proyecto es estudiar los motivos por los que aparecen estos tumores y buscar maneras de identificarlos en fases tempranas de su desarrollo.

Otro de los proyectos es el de Héctor G. Palmer, basado en el estudio de un tumor raro llamado pseudomixoma peritoneal, que se origina en la mayoría de los casos en el apéndice, se dispersa por diferentes partes del peritoneo y que provoca numerosas recaídas tras la cirugía. El objetivo del estudio es conocer las características que hacen al tumor más resistente o sensible al tratamiento, para intentar mejorar la supervivencia de los pacientes.