Según el ‘Informe semestral sobre la situación de los problemas de suministro en España’, publicado por la AEMPS, durante 2018 se registraron un total de 1.332 notificaciones de problemas de suministro de fármacos, lo que supone un 44 por ciento más con respecto a 2017. En concreto, el documento establece que se registraron 749 problemas de suministro durante el segundo semestre del año pasado que afectaron al 2,39 por ciento de los fármacos autorizados.  Asimismo, se restablecieron hasta el 45,8 por ciento de los casos dentro de ese semestre, y el 68,14 por ciento a 15 de marzo de este año. La media de la duración fue de 74 días y la mediana de 60 días, aunque ambos datos son superiores a los de los primeros seis meses del año.

Respecto a la explicación de estos problemas de suministro, se aclara que los problemas de fabricación/capacidad rozan el 50 por ciento de las causas, bajando desde el casi 60 por ciento que suponían en el periodo anterior. “Este cambio es debido al significativo incremento de las notificaciones por problemas de calidad, que ha pasado del 4 al 19 por ciento. Este incremento se debe a las alertas de calidad surgidas como consecuencia de la detección de impurezas en valsartán”, explican desde la AEMPS.

A continuación destacaban los problemas de capacidad (26 por ciento) y de fabricación (23 por ciento) como orígenes de la falta de suministro. Le siguen la rotura de stock por incremento no previsto en las ventas (15 por ciento), los problemas de calidad (19 por ciento), las dificultades para conseguir el principio activo (9 por ciento), la distribución paralela (82 por ciento) y la discontinuación de la fabricación (1 por ciento).

La retirada de valsartán

Por otra parte, la falta de algunos medicamentos se incrementó “de forma sustancial” durante el segundo semestre del año (28 por ciento más con respecto a los primeros seis meses), principalmente (más de un 60 por ciento) por la retirada de fármacos que contienen como principio activo valsartán, utilizado en la fabricación de numerosas presentaciones farmacéuticas que fueron retiradas del mercado por contener nitrosaminas.

De esta forma se concluye que esta retirada ha generado la ausencia en el mercado de más de 100 presentaciones de distintos medicamentos, “si bien en todo momento ha existido cantidad suficiente de las alternativas disponibles, por lo que los pacientes han podido conseguir su medicación”, aclara la AEMPS. Asimismo, indican que se ha producido un incremento de problemas debido a “dificultades” en conseguirlo.

De hecho, analizando los datos por grupos terapéuticos, se ha observado un mayor incremento de los problemas en los medicamentos del grupo C (sistema cardiovascular) y del grupo L (agentes antineoplásicos e inmunomoduladores) y, sin embargo, han disminuido ligeramente las notificaciones para medicamentos del grupo N (sistema nervioso) y sustancialmente las del grupo R (sistema respiratorio). Así, se han notificado más de 200 problemas en fármacos del sistema cardiovascular y más de 100 para los del sistema nervioso.