Este 25 de abril se celebra el Día Mundial de las personas con Acúfenos. Los acúfenos son la percepción de sonido en ausencia de una señal sonora exterior. La mayoría de las veces suele ser un sonido parecido a un pitido o una interferencia eléctrica. Asimismo, se puede notar en uno o ambos oídos o tener la sensación de que se genera en el interior de la cabeza.

En cuanto al origen de los acúfenos, se barajan diferentes causas. De hecho, por norma general los acúfenos se han relacionado con la exposición a ruido intenso o con la presencia de cuadros de estrés elevad. Sin embargo, cada vez es más frecuente que los pacientes consulten por presentar acúfenos cuya aparición se relacionan con problemas cervicales o de mandíbula.

En concreto, su aparición se debe a que los núcleos de la columna dorsal integran la información auditiva y la de la posición cervical. De esta forma, a este tipo de acúfenos que se produce por bruxismo o problemas de columna se les llama acúfenos somatosensoriales. Los mismos suelen aparecer con los movimientos del cuello, la posición de la mandíbula o la manipulación de las estructuras del esqueleto craneal, facial y cervical

Igualmente, su aparición o empeoramiento puede estar también relacionada con estados de estrés, de sobrecarga laboral, así como el sedentarismo o la exposición a pantallas. Y es que estos hábitos de vida suelen producir contracturas cervicales o bruxismo.

Tratamiento de los acúfenos

En relación a su tratamiento, desde la unidad de acúfenos de Vithas Internacional explican que, en primer lugar, es necesario identificar las conductas que los desencadenaron. Esto es clave para evitar posibles recaídas.

Además, el área de fisioterapia busca descontracturar la musculatura en tensión con terapia manual. También descontracturar la musculatura intrabucal incidiendo en la articulación temporo– mandibular (ATM).  Por otra parte, en logofoniatría se pretende instaurar un patrón correcto respiratorio a través de técnicas de relajación, de un adecuado posicionamiento lingual durante la respiración. Todo ello, además de la realización de diferentes ejercicios y estiramientos orofacial para relajar la zona a tratar.