La Sociedad Española de Farmacogenética y Farmacogenómica (SEFF) ha analizado en una mesa de debate la aportación de estas disciplinas a la nueva Estrategia Española de Medicina Personalizada. Existe ya un amplio número de medicamentos aprobados con recomendaciones basadas en el análisis de determinados genes. Estos pueden influir en su eficacia o en los efectos secundarios que ocasionan a determinados pacientes.

En este sentido, la SEFF propone la inclusión de la farmacogenética en la cartera básica de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS). Es decir, poder optimizar los tratamientos que reciben los pacientes para prevenir fracasos terapéuticos y reacciones adversas.

Así, argumentan que la optimización del tratamiento farmacológico es parte fundamental de la sostenibilidad de los sistemas sanitarios. A este respecto, los expertos consideran que la nueva Estrategia deberá abordar necesariamente la variabilidad en la respuesta a fármacos en una situación habitual de politerapia y pluripatología, como la que vivimos actualmente.

La farmacogenética en la Medicina Personalizada

Para argumentar esta cuestión han intervenido en la mesa de debate diversos expertos. Entre ellos, la directora de la Agencia Española del Medicamento (AEMPS), María Jesús Lamas; la directora del Instituto de Salud Carlos III, Raquel Yott; o José Martínez Olmos, especialista en Salud Pública.

Durante la mesa los expertos han puesto de manifiesto que actualmente la medicina personalizada puede implementarse a nivel terapéutico. Pero desde la SEFF creen que es necesario responder a preguntas pendientes. ¿Qué fármacos basados en la farmacogenética son optimizables desde ya en la cartera básica de nuestro SNS? ¿Qué análisis genéticos necesitamos para ello? Y, finalmente, ¿qué recomendaciones terapéuticas podemos hacer a los profesionales sanitarios y a los pacientes en base a esta información?

La conclusión final se centraba en la necesidad de incluir la farmacogenética en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud. Según los expertos, es necesario incorporar el análisis de aquellos genes ya recomendados por las autoridades nacionales e internacionales, si no queremos perder definitivamente el tren de la medicina personalizada.