Según los datos recabados para la ‘Memoria 2019’ de la Asociación El Defensor del Paciente, este pasado año se produjeron un total de 13.454 casos de presuntas negligencias médicas. Si bien se trata de un número elevado, lo cierto es que supone una reducción de 881 casos respecto a 2018. Asimismo, de estas negligencias 757 correspondían a fallecimientos, 53 menos que en el año anterior.

Distinguiendo por Comunidades Autónomas, Madrid lidera la lista con 3.104 casos, seguida de Andalucía (2.593), Cataluña (1.966), Comunidad Valenciana (1.152), Castilla y León (668), Galicia (640), Castilla-La Mancha (630), Murcia (512), País Vasco (435), Canarias (307), Aragón (305), Extremadura (295), Asturias (238), Baleares (224), Cantabria (203), Navarra (109), La Rioja (66), Ceuta y Melilla (7).

Pese a ello, desde la asociación insisten en que “aunque el número de negligencias médicas haya descendido, la Sanidad no goza de buena salud”. Si bien reconocen que “a veces los profesionales, por estrés o por rutina, cometen errores”, desde su perspectiva, estas cifras evidencian que “hay que hacer lo posible por que esto no ocurra, ya que está en juego la salud y la vida de las personas”.

Diferentes errores

En cuanto a las causas que han provocado estas presuntas negligencias médicas, según la asociación, los casos más habituales de muertes por negligencias médicas se han producido por “mala praxis”: intervenciones mal realizadas, altas precipitadas, atención deficiente, infecciones hospitalarias, retrasos en ambulancias, etc. Pero la principal razón se debe al “error de diagnóstico y la pérdida de oportunidad terapéutica”, indican.

Respecto a datos más concretos, desde la asociación han recogido 343 presuntos casos de descontento tras una intervención de cirugía plástica, reparadora y estética. Igualmente, apuntan que unos 148 bebés pudieron nacer con alguna discapacidad, lo que supone diez casos menos respecto al año anterior, relacionados con partos llevados de forma inadecuada o con fórceps, causando secuelas como sufrimiento fetal, parálisis cerebral o braquial.

Asimismo, aseguran haber tenido constancia de 35 fallecidos en casos en los que tras avisar al 112, o bien “no se envió una ambulancia al domicilio para trasladar al enfermo a un hospital”, o bien “en esos casos la respuesta fue tardía con más de una hora de retraso”. Igualmente, señalan que 29 pacientes murieron por infección hospitalaria “debido a que el hospital no cumplió las medidas de asepsia necesarias”.