La crisis sanitaria no es solo un problema nacional, sino mundial. La infección por SARS-CoV-2 entre los profesionales sanitarios también. Es por ello que este ha sido uno de los temas abordados durante la Asamblea General de la Asociación Médica Mundial (AMM). En concreto, la AMM demanda a los gobiernos de todo el mundo reconocer que la COVID-19 sea considerada como una enfermedad profesional. También que la profesión médica sea declarada profesión en riesgo.

A este respecto el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) recuerda que desde el pasado mes de mayo ha emprendido las acciones oportunas para lograr que sea una realidad en nuestro país.

El objetivo es reconocer la lucha de la profesión médica contra la pandemia a través de esta Resolución Urgente. En la misma se aboga por distintas acciones y consideraciones en la lucha frente a la COVID-19. Entre ellas suministrar equipos y material de protección personal (EPP) suficientes para los profesionales de la salud.

Profesión en riesgo

El hecho de declarar a la profesión médica como profesión en riesgo supone también priorizar su salud. Por ello la AMM solicita que solicita que la atención a los profesionales sanitarios sea una prioridad, especialmente en el ámbito de la salud mental.

Asimismo, la AMM también busca luchar contra la violencia hacia los médicos y contra cualquier muestra de su estigmatización. Otro de los motivos para que los médicos sean considerados profesión en riesgo. Por ello recuerdan que se debe de apoyar a la profesión médica que continúa cumpliendo su compromiso con la ciencia y los pacientes.

Para todo ello valoran como imprescindible proporcionar financiamiento suficiente a los sistemas de salud. Esta es la única forma de que puedan hacer frente a los costos de la pandemia y garantizar una atención médica accesible y de calidad. Con este objetivo, instan a los gobiernos a adoptar un enfoque multilateral y coordinado a escala global de la crisis. El fin es promover la igualdad en las intervenciones, el acceso a los servicios de salud, los tratamientos y las futuras vacunas.