Todas las centrales con representación sindical en Osakidetza, ELA, LAB, Satse, UGT y CC.OO. han vuelto a unir fuerzas para criticar con dureza la presión asistencial de los trabajadores sanitarios de los centros de Atención Primaria.

Los sindicatos denuncian la “dejadez” y la “gestión penosa” que el departamento de Salud, liderado por Gotzone Sagardui, lleva a cabo, lo que está derivando en un “colapso” de los ambulatorios en Euskadi.

Mientras, desde la Administración sanitaria apuntan a que ya se está empezando a ver la luz, por los recientes cambios de protocolos, que alivie la enorme carga asistencial de la AP.

Carga que ha llevado a Osakidetza a “contratar” a profesionales jubilados, aunque la situación todavía sigue siendo  preocupante por las numerosas bajas por contagios entre los profesionales.

concentración de sanitarios vascos

Los sanitarios vascos se volverán a movilizar el próximo día 23.

Por ello, las centrales siguen manteniendo las movilizaciones para el próximo 23 de enero; convocan no solo a los trabajadores de Osakidetza, sino a la ciudanía en general.

Demandan a Salud medidas para la AP y la sobrecarga de la atención hospitalaria. Las manifestaciones se llevarán a cabo al mediodía en las tres capitales vascas: Bilbao, Donostia y Gasteiz.

Esta situación de protestas y denuncias en relación a la sobrecarga que están soportando los sanitarios, en especial en la AP, se repite en la mayoría de las Comunidades Autónomas del país.

Medidas urgentes

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, reclama medidas urgentes.

Ha advertido de que los contagios entre los profesionales se están disparando y se necesitan refuerzos urgentes porque se ha prescindido de miles de las contrataciones para luchar contra la COVID en las comunidades autónomas, como venimos denunciando desde hace meses.

Además, las plantillas de la Sanidad alertan de que hay servicios colapsados, que los pacientes deben esperar más de quince días para conseguir cita y que se están doblando turnos y anulando permisos para cubrir a los compañeros/as de baja.

En el caso de la Comunidad Valenciana, CSIF denuncia que la Atención Primaria (AP) sufre un colapso total. Las citas previas telefónicas se fijan para los próximos 15 o 20 días y las presenciales ya ni se dan. Los profesionales están agotados y estresados y les está tocando doblar turnos en numerosas ocasiones para cubrir bajas por cuarentena o COVID debido a la insuficiencia de refuerzos.

Tareas burocráticas

A sus tareas habituales, se les suma una sobrecarga burocrática que les resta tiempo de la labor asistencial. Muchos centros de salud se han quedado desfasados en instalaciones y no tienen los circuitos de separación adecuados.

En opinión de la central, escasean también técnicos en prevención para evaluar riesgos psicosociales del personal de la Sanidad. CSIF pide un incremento de 4.500 trabajadores en todas las categorías en la Atención Primaria de la Comunidad Valenciana y un aumento del presupuesto del 25%.

La pandemia ha colapsado la AP

Una mujer vacunándose en su ambulatorio.

En Aragón, falta personal en la AP y en los hospitales. En los centros de salud están saturados, en algunos la demora para las citas supera los 15 días. Es especialmente significativa la falta de personal de Enfermería. También faltan administrativos para los servicios de admisión. Urge personal tanto en centros de salud como en los hospitales.

En octubre, finalizaron casi 2.000 contratos de refuerzo COVID y solo se ha contratado en las últimas semanas a un centenar de profesionales para labores de rastreo y reforzar la campaña de vacunación, una cifra claramente insuficiente.

Sobrecarga y estrés

En Andalucía, los profesionales de Atención Primaria y Urgencias hospitalarias están sobrecargados y con estrés ante la evolución de esta sexta ola, que se une a las campañas de vacunación infantil, de las terceras dosis COVID y de la gripe.

Cada vez hay más esperas para obtener una cita en AP y a todo ello, se une la demora de otras patologías no COVID y las listas de espera de especialistas, con la paradoja de que se ha prescindido de miles de refuerzos contratados en verano y que la Junta no ha renovado.

En la Comunidad de Madrid, el alto riesgo de contagios y el avance de las infecciones hace que la Atención Primaria se encuentre en una situación tensionada y desbordada.

Junto a los servicios de Atención Primaria, también se encuentran colapsados los de Prevención de Riesgos Laborales de los hospitales, así como el SUMMA 112.

medica atiende a un paciente

Las centrales denuncian las demoras de las citas.

Citas de consultas

En Castilla-La Mancha, el incremento de infecciones repercute en la presión asistencial, sobre todo, en una Atención Primaria saturada.

De hecho, los centros de salud y consultorios son los que sufren en mayor medida el aumento de contagios al carecer del personal: la falta de facultativos, personal de enfermería y auxiliares administrativos.

Todo ello, según la central, ralentiza el sistema y colapsa los Puntos de Atención Continuada y las Urgencias  hospitalarias. De hecho, las citas para consultas superan los 10-15 días.

Aunque los niveles de ingresos y de ocupación UCI están lejos de anteriores oleadas, la situación actual es un serio aviso de lo que puede suceder ante la falta de previsión, coordinación y medios.

Desde CSIF, "exigimos una mayor dotación de profesionales, el incremento de rastreadores y el aumento de pruebas diagnósticas, fundamental para conocer la incidencia real". Castilla-La Mancha está a la cola en la realización de este tipo de pruebas.

En Extremadura, se están viendo ya afectados los turnos de descanso del personal y se está intentando establecer puntos de cribado masivo, pero faltan profesionales para ponerlos en funcionamiento. De hecho, tan solo se ha logrado la instalación de un punto en Badajoz capital.