La Beca a la Innovación en Gestión Sanitaria es una iniciativa de SEDISA y el Comité de Antiguos Alumnos de SEDISA (ALSEDISA), que cuenta con la colaboración de Viatris Fundación para la Salud. Su objetivo es promover proyectos innovadores que favorezcan el liderazgo del cambio en distintas áreas de gestión. En esta ocasión, la innovación en hospitalización domiciliaria ha sido el tema del proyecto ganador.

En concreto, se trata del proyecto ‘Telemonitorización en la unidad de hospitalización domiciliaria’ desarrollado en el Hospital Universitario de Getafe (Madrid), que ha recibido esta beca dotada con 3.000 euros.

“Estas becas nacen con el fin de impulsar la innovación en el ámbito de la gestión sanitaria. La innovación es un punto clave para la buena gestión y hay que trabajar para su mejoría, sin perder el foco en la calidad y la eficiencia. El compromiso con los Directivos de la Salud, los profesionales sanitarios, el Sistema, los pacientes, y, sobre todo la salud, vuelve a verse reforzado una vez más gracias a estas Becas. Las mismas pretenden, una vez más, llevar la gestión a la excelencia”, explica Joaquín Estévez Lucas, presidente de la Fundación SEDISA.

En esta línea, Javier Anitua, Head of Corporate Affairs en Viatris y Director de la Fundación Viatris para la Salud explicaba que  “mejorar la Sanidad española, tanto en lo que se refiere al ámbito social como al político y al científico pasa por potenciar la formación continuada de los profesionales de la salud y desarrollar actividades que la mejoren”.

Innovación en hospitalización domiciliaria

Respecto a este programa, nace tras observar las ventajas de la innovación en hospitalización domiciliaria. En primer lugar, reduce los costes, que disminuyen en un 30 por ciento en comparación a la hospitalización convencional. Pero, sobre todo, mejora la calidad de vida del paciente. Además, se consiguen prevenir ciertas infecciones que resultan más comunes en el entorno hospitalario.

A su vez, la familia tiene una mayor adaptación a la vida habitual. El paciente y la familia, de esta manera, consiguen una mayor colaboración con el personal sanitario. En este contexto, los dispositivos electrónicos son clave para la recogida de las constantes vitales, que deben ser monitorizadas durante el tiempo de hospitalización.  Todas estas ventajas resultan cruciales para la gestión sanitaria. Por ello, la innovación en hospitalización domiciliaria, además de ser más eficiente, consigue una mejora para la calidad asistencial.