La compañía biofarmacéutica Idorsia ha iniciado su actividad en España. Su objetivo es convertir nuestro país en una de sus apuestas, junto a otros vecinos europeos como Alemania, Reino Unido e Italia. En concreto, Idorsia es una compañía biofarmacéutica especializada en el desarrollo de moléculas pequeñas. Una ha sido recientemente aprobada en la Unión Europea para el tratamiento del insomnio y la mitad se encuentra en fase III de desarrollo.

Su apuesta de investigación se centra en enfermedades cardiovasculares, raras, inmunológicas y del sistema nervioso central. Cinco años después de su creación, cuenta con una cartera de 11 moléculas, en cuya I+D ha invertido 2.000 millones de euros. La compañía, con sede en Suiza, nació en 2017 tras la adquisición de Actelion, empresa que integraba a gran parte de la plantilla actual de Idorsia, por parte de Johnson & Johnson.

Este origen ha permitido a Idorsia aplicar una experiencia investigadora de 20 años al desarrollo de novedosos mecanismos de acción. Los mismos, están basados en moléculas pequeñas cuyo bajo peso incrementa su capacidad para atravesar las membranas celulares.

La minuciosa investigación de Idorsia

Idorsia se caracteriza por su minuciosa investigación sobre moléculas pequeñas, con bajo peso molecular, que les otorga una mayor capacidad para atravesar las membranas celulares rápidamente. Esto da lugar a mecanismos de acción novedosos que permiten avances cualitativos en el abordaje de las patologías. “El diseño y la síntesis de moléculas pequeñas de creciente complejidad se basa en nuestra amplia experiencia en química orgánica”, detalla Verónica de Miguel, directora médica de Idorsia España. “Esperamos que abra puertas muy interesantes a futuros tratamientos que aborden aún más necesidades no cubiertas hasta el momento”.

El primer fármaco de la cartera de Idorsia que ha recibido, el pasado mes de mayo, la autorización de comercialización de la Comisión Europea es daridorexant. Se trata de un antagonista dual de los receptores de la orexina, indicado para el tratamiento del insomnio crónico en adultos. Este fármaco reduce el desencadenante de la vigilia y permite que se produzca el sueño, manteniendo intacta la estructura de éste en todas sus fases.