"La biopsia líquida es una herramienta fundamental para los pacientes oncológicos; ayudará en la detección del cáncer en estadios tempranos. Además de ser una técnica no invasiva es una gran aliada en el seguimiento del tumor”.

Así lo han destacado la doctora Enriqueta Felip, presidenta de Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), y el doctor Luis Paz-Ares, presidente de la Asociación Española de Investigación en Cáncer (ASEICA), en la rueda de prensa on-line en el Día Mundial de la Innovación.

La biopsia líquida, tal y como han explicado los especialistas, es similar a la realización de una análisis de sangre, aunque en este caso lo que busca son células tumorales o productos de las mismas como fragmentos de ADN circulantes.

“Las aplicaciones de esta técnica en la actualidad abarcan tanto la obtención de información sobre las alteraciones moleculares de los tumores como el seguimiento poco invasivo de pacientes a lo largo de su tratamiento,” recalca  la doctora Felip.

El presidente de SEICA ha recordado, con visible satisfacción, que en los últimos se ha producido una auténtica revolución en el campo de la Oncología por el auge de la Medicina de Precisión que ha llevado a un mayor conocimiento de la biología molecular.

Tumores

“La revolución en Oncología, junto a la identificación de biomarcadores, nos está permitiendo a los especialistas subdividir y clasificar los tumores, conocerlos mejor, así como desarrollar terapias más específicas contra determinados tipos de cáncer”, han coincidido en señalar.

Los doctores Felip y Paz Ares han reconocido también que, a pesar de que estos biomarcadores se identifican habitualmente usando biopsias convencionales de las muestras de pacientes, la biopsia líquida supone una alterativa que complementará, “y en muchos casos mejorará, el diagnóstico de los pacientes”.

Además, han destacado como clave que “esta herramienta se podrá usar para seguir la evolución de la enfermedad, algo que las biopsias convencionales, así como otras técnicas, no pueden hacerlo de modo eficiente”.

Biomarcadores 

“La identificación de biomarcadores en sangre es posible porque los tumores liberan células, fragmentos de ADN y otras moléculas al torrente sanguíneo de forma continua, todos los cuales pueden ser detectados por la biopsia líquida”, ha explicado la presidenta de la SEOM.

La doctora Felip se ha referido a los numerosos estudios que están demostrando el papel que juega la biopsia líquida en la determinación de la eficacia de los tratamientos de forma precoz, así como en la identificación de mutaciones implicadas en las resistencias a los fármacos diana”.

El presidente de ASEICA ha querido insistir en que este procedimiento es mínimamente invasivo, “sin las complicaciones que suelen acarrear las biopsias convencionales. Además tiene la ventaja de que permite seguir la evolución de la terapia de los pacientes en tiempo real y planificar el tratamiento más personalizado”.

La capacidad de detectar ADN tumoral circulante depende de múltiples factores clínicos, entre ellos, el tipo de tumor y el estadio: si los tumores son más voluminosos o hay mayor número de metástasis, mayor probabilidad de detectar células o moléculas derivadas del tumor en el torrente sanguíneo.

Sin embargo, si se presentan tumores pequeños o las localizaciones metastásicas son exclusivamente a nivel del sistema nervioso central, disminuye la posibilidad de detectar ADN tumoral circulante, dando lugar a resultados falsos negativos de la biopsia líquida.

biopsia líquida una eperanza contra el cáncer

La rueda de prensa con motivo del Día Mundial de la Innovación.

Información

La biopsia en tejido da información sobre las alteraciones genómicas que hay en un punto en concreto del tumor. Mientas, tal y como ha sostenido  Luis Paz-Ares, “la biopsia líquida permite obtener una información más amplia, ya que recoge las posibles alteraciones que hay en diferentes localizaciones tumorales, dando una mayor información sobre la posible heterogeneidad del perfil genómico entre el tumor primario y sus localizaciones metastásicas”.

Con este mismo hilo conductor, la doctora Felip ha indicado que “capturar esta heterogeneidad es fundamental, ya que esta información puede tener un impacto en el tipo de tratamiento por el que se opte”.

Además, al ser una técnica mínimamente invasiva permite “repetirla durante el curso de la enfermedad, proporcionando así una información dinámica a tiempo real del perfil genómico del tumor en cada momento y ver cómo este evoluciona a nivel genómico en función de los tratamientos que se administran al paciente”.

Papel predictivo

En el encuentro con los medios de comunicación, los expertos han dejado claro que existen unas recomendaciones prácticas para el uso de la biopsia líquida, aunque no todas están aprobadas para la práctica clínica habitual.

Entre las aplicaciones más destacadas y aceptadas de la biopsia líquida se encuentra la determinación de biomarcadores que permitan predecir cáncer avanzado y administrar tratamientos dirigidos.

Los expertos han coincidido en el papel predictivo de esta técnica, es decir, “que la eficacia de los tratamientos dirigidos es la misma con independencia de si la identificación de la diana terapéutica conocida se haya realizado en biopsia liquida o en biopsia de tejido”.

Esto, en su opinión, permite que, “cuando se detecten estos biomarcadores predicativos en biopsias líquidas, se pueda iniciar el tratamiento dirigido sin necesidad de confirmación en una biopsia de tejido”.

Pacientes

Han explicado también que recientemente se ha valorado el papel pronóstico de la determinación del ADN tumoral circulante en diferentes tipos tumorales, especialmente en enfermedad avanzada o metastásica.

“Los pacientes con cáncer a los que se les detecta ADN tumoral circulante antes de iniciar un tratamiento tienen un peor pronóstico que aquellos pacientes sin detección de ADN tumoral circulante”, han indicado.

Asimismo, en diferentes tipos de cánceres, con independencia del tratamiento, se ha observado que una reducción del ADN tumoral circulante a los dos meses de haber iniciado la administración de la medicación se relaciona con un mayor beneficio para los pacientes.

Por ello, han explicado que la información dinámica permitirá “en un futuro seleccionar a los pacientes que no se están beneficiando de un determinado tratamiento y valorar si pueden ser pacientes candidatos a tratamientos más intensivos: es decir, seleccionar pacientes para una escalada en la estrategia terapéutica".

Estadios  

Por último, han incidido en que  la determinación del ADN tumoral circulante puede jugar un papel muy relevante en estadios iniciales del cáncer. Los pacientes con cáncer, una vez operados, reciben tratamientos de quimioterapia adyuvante en función de factores de riesgo basados en la mayoría de los casos en factores clínico-patológicos.

Pero, como han reconocido, estos tratamientos complementarios no están exentos de toxicidad. Por ello, es importante encontrar otros factores que permitan seleccionar mejor a los pacientes candidatos de tratamientos de quimioterapia adyuvante.

En este sentido, se ha demostrado que, en pacientes con cáncer de mama, colon o pulmón, la detección de ADN tumoral circulante después de la cirugía (lo que se denomina enfermedad mínima residual) se correlaciona con un mayor riesgo de recaídas y una menor supervivencia.

Eficacias

Han recalcado  que se está investigando la capacidad de biopsia líquida en la detección precoz del cáncer. En este sentido, el doctor Paz-Ares ha explicado que “existen procedimientos radiológicos y endoscópicos con eficacia demostrada para el diagnóstico precoz de cáncer de mama y colorrectal, este último con implantación muy dispar en las CC. AA.”.

Para el experto, “está pendiente la implantación del cribado para la detección de cáncer de pulmón, el tumor más mortal en nuestro medio, ya generalizado en países de nuestro entorno”.

Así, Paz Ares ha mostrado su esperanza “en la integración de diferentes tecnologías de biopsia líquida (análisis genómico y epigenómico, fragmentómica, etc.) para optimizar el screening en tumores sólidos”.

Han reconocido que el 60% de los oncólogos  y patólogos españoles tienen acceso a la biopsia líquida, “aunque no está todavía incluida en la cartera de servicios del SNS, asimismo habría que ordenar su acceso en los centros, porque es una herramienta que evita sufrimiento a los pacientes con cáncer", han indicado.

Para informar a la población y a los pacientes sobre qué es la biopsia líquida y para qué sirve, ASEICA y SEOM han elaborado este video divulgativo: Biopsia líquida: qué es y para qué sirve”.