Investigadores del Laboratorio de Sueño y Aprendizaje de la Universidad Estatal de Michigan (MSU), en Estados Unidos, han evaluado la eficacia de la cafeína para ayudar a contrarrestar los efectos negativos de la privación del sueño en la cognición y han comprobado que no se puede confiar en su efecto para poder pasar el día con un nivel de alerta adecuado.

El estudio, dirigido por la profesora asociada de psicología Kimberly Fenn y publicado en el ‘Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory, & Cognition’, evaluó el impacto de la cafeína tras una noche de privación de sueño. Se pidió a más de 275 participantes que completaran una sencilla tarea de atención, así como una tarea más compleja, que requería completar tareas en un orden específico sin saltarse ni repetir pasos.

El estudio de Fenn es el primero que investiga el efecto de la cafeína en el mantenimiento de la posición tras un periodo de privación del sueño. «Descubrimos que la privación del sueño perjudicaba el rendimiento en ambos tipos de tareas y que tomar cafeína ayudaba a las personas a realizar con éxito la tarea más fácil. Sin embargo, en la mayoría de los participantes tuvo poco efecto sobre el rendimiento en la tarea de mantener el lugar», asegura Fenn.

La cafeína no previenen de errores de procedimiento

«La cafeína puede mejorar la capacidad de mantenerse despierto y atender a una tarea –prosigue–, pero no hace mucho para prevenir el tipo de errores de procedimiento que pueden causar cosas como errores médicos y accidentes de coche».

La falta de sueño es un problema generalizado en la sociedad actual, que se ha intensificado durante la pandemia, según Fenn. La falta constante de sueño adecuado no sólo afecta a la cognición y altera el estado de ánimo, sino que puede acabar pasando factura a la inmunidad.

«La cafeína aumenta la energía, reduce la somnolencia e incluso puede mejorar el estado de ánimo, pero no sustituye en absoluto una noche completa de sueño, recuerda Fenn. «Aunque la gente pueda sentir que puede combatir la falta de sueño con cafeína, su rendimiento en tareas de alto nivel probablemente seguirá viéndose afectado –añade. Ésta es una de las razones por las que la privación del sueño puede ser tan peligrosa».

Fenn destaca que el estudio tiene el potencial de informar tanto a la teoría como a la práctica. «Si hubiéramos descubierto que la cafeína reduce significativamente los errores de procedimiento en condiciones de privación del sueño, esto tendría amplias implicaciones para las personas que deben realizar procedimientos de alto riesgo con sueño insuficiente, como los cirujanos, los pilotos y los agentes de policía –señala–. Pero, en cambio, nuestros hallazgos subrayan la importancia de priorizar el sueño».