Los estudios de prevalencia más recientes sobre esclerosis múltiple indican que, en España, la frecuencia de la enfermedad ha aumentado progresivamente a lo largo de las últimas décadas, hasta alcanzar en la actualidad los 80-180 casos por 100.000 habitantes. Según estimaciones de la Sociedad Española de Neurología (SEN), actualmente habría en España más de 50.000 afectados por esclerosis múltiple.  Además, se trata de una enfermedad que cada vez con más frecuencia afecta a un mayor número de mujeres, 3 de cada 4 pacientes de esclerosis múltiple son mujeres, quienes además tienen más probabilidades de comenzar con los síntomas de forma más precoz y de tener más brotes que los hombres.

Sin embargo, con motivo del Día Nacional de la Esclerosis Múltiple, que se celebra el 18 de diciembre, desde la SEN también añaden que nuevos estudios también muestran datos positivos, como que en la última década, los pacientes con esclerosis múltiple han mejorado su estado de salud general y que ha disminuido su grado de discapacidad y necesidad de ayudas.

Una mejora de la calidad de vida

Así se ha puesto de manifiesto durante la LXXI Reunión Anual de la SEN, en la que se ha presentado el trabajo Impacto Sociosanitario de la Esclerosis Múltiple (EM) en España: Cambios en la percepción del paciente en la última década, realizado sobre 500 pacientes en más de 60 hospitales españoles.

Según dicho estudio, el 52,5 por ciento de los encuestados perciben su estado de salud bueno o muy bueno, frente a solo el 33 por ciento de las personas que lo afirmaban hace 10 años.

Ante estas cifras, Miguel Ángel Llaneza, coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Desmielinizantes de la Sociedad Española de Neurología concluía que “el inicio temprano del tratamiento y la evaluación también temprana de la respuesta terapéutica son básicos para mejorar el pronóstico de los pacientes. Y gracias a la mejoras en las técnicas diagnósticas y a la aparición de diferentes fármacos para el tratamiento de la esclerosis múltiple en la última década, los pacientes con esclerosis múltiple tienen un mejor pronóstico. En todo caso aún sigue siendo necesario seguir investigando en tratamientos que puedan mejorar la seguridad, adhesión al tratamiento y calidad de vida de los pacientes”.

Respecto a datos más concretos del estudio, más del 60 por ciento opina que su calidad de vida depende en gran medida de los medicamentos o ayuda médica y que su calidad de vida ha mejorado debido a la asistencia recibida, frente al 40 por ciento registrado hace una década. Pero quizás más significativo es que casi el 82 por ciento de los encuestados mantiene su movilidad independiente (frente al anterior 27,5 por ciento), y que solo el 11 por ciento requieren apoyos (48,5 por ciento) y el 7 por ciento, silla de ruedas (23 por ciento). Además, más del 48 por ciento de los pacientes entrevistados son laboralmente activos, frente a solo el 26,5 por ciento que lo era en el anterior estudio.