La calprotectina es una proteína producida principalmente por los neutrófilos. Estos son un tipo de glóbulos blancos que aumenta en situaciones inflamatorias. Ahora un nuevo estudio confirma que su detección en la sangre se asocia con mayor riesgo de mortalidad tras un ictus.

Así lo dice un nuevo trabajo de investigadores del CIBER de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV), del Cima Universidad de Navarra y del Complejo Hospitalario de Navarra. El mismo está publicado en Journal of Neuroinflammation.

En concreto, establecen que la detección de calprotectina es de gran utilidad para establecer el pronóstico en el ictus isquémico. Además, combinada con otros marcadores de uso habitual en la práctica clínica, mejora significativamente los modelos predictivos de evolución clínica en el ictus isquémico.

Calprotectina y la formación de trombos

Cabe recordar que el ictus es una enfermedad cerebrovascular ocasionada por la falta de sangre necesaria al cerebro debido a la presencia de un trombo. Este trabajo confirmó la presencia de niveles altos de calprotectina en los trombos de los pacientes, que están relacionados con la presencia de células inflamatorias y plaquetas. Por lo tanto, esta proteína puede estar implicada en los mecanismos de formación del trombo y constituir una potencial diana en el tratamiento del ictus.

Esta conclusión se obtuvo   del seguimiento de 748 pacientes tratados en el Complejo Hospitalario de Navarra.  El desarrollo de herramientas con capacidad de predecir el pronóstico del paciente de forma precisa permitiría una adecuada selección de tratamientos y una optimización de los recursos existentes.