“La cefalea es el síntoma más frecuente de la trombosis de senos venosos cerebrales”. Así lo ha indicado José Miguel Láinez, presidente de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Este tipo de trombosis ha sido el motivo de suspensión temporal de la vacunación frente a la COVID-19 con la vacuna desarrollada por AstraZeneca. Se trata de un síntoma que está presente en nueve de cada diez personas que padecen trombosis de senos venosos cerebrales. Un alto porcentaje de casos va acompañado por síntomas similares a los de un ictus, como déficits focales, pérdida de fuerza o sensibilidad mantenida. También alteración de la marcha o alteración del lenguaje o habla, episodios confusionales, pérdida de visión, etc.

"Estos síntomas ayudan a diferenciar esta cefalea de un dolor de cabeza convencional. También puede ir acompañado de otros problemas como vómitos, crisis epilépticas, o rigidez cervical”, ha indicado José Miguel Láinez.

“Generalmente y, sobre todo si se trata a tiempo, los pacientes que padecen trombosis de senos venosos cerebrales tienen un pronóstico favorable”, ha comentado el especialista. “Solo en los casos graves en los que se demore el tratamiento, puede generar discapacidad o tener un desenlace fatal. Además, la atención de estos pacientes cada vez más rápida gracias al Código Ictus. Por tanto, el pronóstico de esta enfermedad cada vez es más favorable”, ha añadido el presidente de la SEN.

Trombosis de senos venosos cerebrales

La trombosis de senos venosos cerebrales es una enfermedad cerebrovascular poco frecuente, según ha informado la Sociedad Española de Neurología. Representa menos de un 0,5% de los casos totales de las enfermedades cerebrovasculares que se producen en España. Se considera que su incidencia es en torno a 1 – 1,3 casos/100. 000 habitantes al año. Puede afectar a cualquier grupo de edad, aunque es ligeramente más frecuente en mujeres y pacientes jóvenes. Dentro de los factores de riesgo específicos por sexo están los anticonceptivos orales, el embarazo y el uso de las terapias hormonales.  El diagnóstico se realiza mediante pruebas de neuroimagen, como el TAC y la resonancia magnética.

Dolor de cabeza característico

En todo caso, el dolor de cabeza que genera una trombosis de este tipo es muy característico. Puede tener un inicio súbito y localizarse solo a un lado de la cabeza, empeora cuando el paciente esta recostado o realiza ejercicio, interrumpe el descanso nocturno. Además, no responde a los tratamientos habituales para el dolor de cabeza y empeora de forma progresiva.

El tratamiento de elección suelen ser los fármacos antitrombóticos. En casos más graves, la trombectomía endovascular y la trombólisis también son opciones que pueden resultar de mucha utilidad. En España, la recuperación tras una trombosis de senos venosos cerebrales es completa en aproximadamente un 80% de los pacientes. Solo un 5% desarrolla algún tipo de secuela severa.