Según datos del Instituto Carlos III, la circulación de virus respiratorio sincitial (VRS) se ha intensificado en las últimas semanas. Así, se ha percibido un aumento de casos de VRS en bebés tanto en Atención Primaria como en hospitalizaciones. En concreto, por grupo de edad, las mayores tasas de VRS se dan en el grupo de 0-4 años.

Este informe también señala que la tasa global de hospitalizaciones por VRS se sitúa actualmente en 5,9 casos por 100.000 habitantes. Se trata, por tanto, de cifras superiores a las del año pasado en comparación con el mismo periodo.

En España, este virus está detrás del 80 por ciento de las bronquiolitis y de la mayoría de las neumonías en bebés menores de un año. De hecho, la mayoría de los niños (un 90 por ciento) sufre al menos una infección por VRS en los 2 primeros años de vida. Además, la mitad de ellos, dos infecciones, siendo la principal causa de hospitalización en menores de un año. Se estima que 1 de cada 56 lactantes con infección por VRS ingresará en su primer año de vida.

Opciones de tratamiento de VRS en bebés

El aumento de casos de VRS en bebés y la consiguiente saturación de los servicios sanitarios preocupa a los especialistas. Sin embargo, también hay datos esperanzadores a tener en cuenta. Así, recientemente la EMA ha aprobado la primera y única opción de protección frente al VRS en dosis única para una amplia población infantil.

Este tratamiento de VRS en bebés incluye a los nacidos sanos, a término o prematuros, o con afecciones de salud específicas que enfrentan su primera temporada de VRS. Se trata de nirsevimab (Beyfortus), un anticuerpo monoclonal, de vida media prolongada, que puede conferir con solo una inmunización un efecto protector durante al menos 5 meses. De esta forma, se cubre toda una temporada típica de VRS pudiéndose administrar en el momento del nacimiento o al inicio de la temporada. Este desarrollo conjunto, de Sanofi y AstraZeneca, permitiría proteger a los lactantes.

Federico Martinón-Torres, miembro del CIBER de Enfermedades Respiratorias del ISCIII (CIBERES), explicaba qué supone esta aprobación en el panorama actual. “El VRS supone un problema de salud pública y es probablemente la patología más prevalente y más importante de la pediatría. Pese a ello, hasta ahora, no teníamos ningún método de lucha global. En este momento tenemos una ocupación muy alta tanto a nivel de consultas y urgencias, como de hospitalización por infecciones de VRS. Sin embargo, con la reciente aprobación por parte de la Agencia Europea del Medicamento de un sistema de protección que puede usarse en todos los lactantes existe la posibilidad de evitar al menos 3 de cada 4 infecciones por virus respiratorio sincitial que requieren atención médica. Por lo tanto, la oportunidad que ahora se nos presenta con la primera protección universal en la historia del VRS, si conseguimos que se implante, supondrá una revolución”.