La clave en la lucha contra la migraña está en la Atención Primaria