“La colaboración público-privada es clave en el sector biotech”, señalaron los especialistas que han participado en la presentación de Biospain 2021, el encuentro español de referencia y negocio para agentes inversores y empresa.

La Feria, suspendida el año pasado por la pandemia, se desarrollará del 27 de septiembre al 1 de octubre en Pamplona y servirá de impulso para las inversiones en empresas de biotecnología.

Biospain, a juicio de Jon Arocena, director general de la Asociación Española de Bioempresas (Asebio), supondrá un impulso para la inversión en un año decisivo para la tecnología. “España es la novena potencia en producción de conocimientos científicos en biotecnología. Sin embargo, se halla ante el reto de transformar esa ciencia en un tejido industrial innovador y sostenible”, explicó en el encuentro con los medios de comunicación.

En el mismo participaron también María Eugenia Lecumberri, directora de Inversiones de Sodena (Sociedad de Desarrollo de Navarra), y Raúl Martín-Ruiz, partner en Ysios Capital.

Como apuntó Arocena, el crecimiento del sector ha venido unido de una década de consolidación de capital riesgo que ha invertido más de 740 millones de euros en empresas biotecnológicas españolas.

Empresas ‘biotech’

“Desde hace diez años, las inversiones internacionales se han incrementado hasta llegar en 2020 a 100 millones de euros el volumen de las operaciones con participación internacional. Asimismo, la inversión privada ha subido hasta casi un 50% en pandemia”.

En esta línea, María Eugenia Lecumberri recordó que Sodena ha apoyado a más de 20 empresas en las que ha conseguido aumentar tres veces sus ventas y “generar más de ocho millones de euros de Ebitda”, al tiempo que crear casi mil empleos.

En opinión del director de Asebio, aunque la inversión privada en el sector “biotech” ha subido en los últimos años, la pública no ha alcanzado no ya los valores que tenía en 2015, “ni siquiera los del 2010, año en el que suponían el doble de las de 2020”, se lamentó.

A pesar de ello, Ion Arocena destacó que el pasado año se vio un incremento notable de proyectos financiados, 14 más, un 26% más que el año anterior. “Hay que lograr por convertir esa ciencia en soluciones que se fabriquen en España”, recalcó.

Fondos de inversión

“Una ciencia que llegue a la sociedad y consoliden una industria del conocimiento”, dijo Arocena. En esta misma línea, Martín Ruiz reconoció que los agentes inversores especializados en el sector “jugamos un papel esencial para canalizar los fondos de inversión privados hacia estas empresas, ya que son las fuentes de financiación”.

Con este mismo hilo conductor, Lecumberri incidió, como el resto de los expertos, en su defensa de la colaboración público-privada. “Los apoyos financieros que ofrecemos son en co-inversión con los representantes privados más activos del entorno; en las mismas condiciones que el resto de los agentes inversores”.

Explicó, con visible satisfacción, como desde Sodena tienen el compromiso de continuar apoyando al sector, haciéndolo crecer y consolidándolo. “Nuestro objetivo es que tenga un peso significativo en el PIB de Navarra y que esté conformando por más empresas y mayores”.

Biotecnología sanitaria

Los tres expertos sostuvieron que la actual crisis provocada por la pandemia ha puesto en primera línea al sector biotecnológico y ha puesto sobre la mesa la necesidad de innovar e invertir en salud.

“Los criterios de Ysios Capital no han variado. Seguimos apostando por compañías altamente innovadoras que desarrollen fármacos dirigidos a tratar necesidades médicas no cubiertas”, añadió Martín Ruiz. “De este modo si los resultados son positivos beneficiarán no solo los tratamientos de los pacientes, sino también de la sociedad en general”.

Lecumberri incidió en que el sector salud ha sido y sigue siendo una apuesta estratégica en la Comunidad foral y puso en valor la Estrategia de Especialización Inteligente Navarra-S3 por la cual están impulsando proyectos de investigación y las estrategias tecnológicas necesarias.

Anunció  también que trabajan en la incorporación por parte de la Universidad Pública de Navarra de los grados de Medicina Personalizada y Ciencias de Datos, infraestructuras y sistemas de computación, regulación ético-legal o aspectos de comunicación y gobernanza.

Biospain 2021

Los participantes en el encuentro se refirieron a la importancia de feria como la de Biospain 2021, que sirve de punto de encuentro para multitud de profesionales tanto del ámbito nacional como internacional.

En esta edición, que se celebrará en el Palacio de Congresos Baluarte de Navarra-Iruñea, con la colaboración del Gobierno de Navarra y Sodena, del 27 de septiembre al 1 de octubre, en formato híbrido, congregará a más de 1.500 profesionales del sector.

En esta Feria se darán a conocer proyectos nuevos y se compartirán soluciones e innovaciones, al tiempo que se cerrarán oportunidades de negocio, que harán crecer al sector.

Caldo de cultivo

Para Martín-Ruiz, el objetivo es identificar las oportunidades y los riesgos, “también los hay”. “Biospain es un escaparate que nos situará en el corazón de la reparación sanitaria, sostenible y económica del país”, apuntó Arocena.

Porque, como coincidieron en señalar, el país cuenta con centros científicos de excelencia, escuelas de negocio de reconocido prestigio y un interés cada vez mayor en el emprendimiento y el fomento de transferencia tecnológica.

Este es el caldo de cultivo esencial para que se desarrollen proyectos innovadores con gran potencial; tenemos todos los ingredientes para ello”, remató el partner en Ysios. En este mismo sentido se posicionó Lecumberri, quien mostró su satisfacción porque Pamplona-Iruñea haya conseguido ser por segunda ocasión sede de Biospain.

Un evento que “ayudará a posicionar al sector de la biotecnología a nivel europeo y como referente, tanto en investigación, fomento de la transferencia de la tecnología, dando visibilidad a las empresas que lo conforman”, sentenció.