La actual pandemia ha propiciado que la industria farmacéutica acelere todo el proceso de transformación digital que ya había iniciado, teniendo que implementar en unos meses lo que estaba planificado de cara a los próximos tres años. Una aceleración que necesita de un acompañamiento similar de digitalización del Sistema Nacional de Salud que, a día de hoy, no se ha dado y que requiere de la necesaria colaboración público-privada; y de un acceso y análisis de bases de datos más extensas -respetando la perspectiva ética- que propicien que sean más preventivos y proactivos.

El modelo de las farmas está cambiando y necesitan abrirse más al paciente colaborando y ayudando al resto de los agentes del sector. “El momento actual ha puesto de manifiesto dos grandes cambios que se deben producir. Por un lado, existe un marco regulatorio que afecta a la autentificación del profesional sanitario, encriptación de datos, registro sanitario del médico y del paciente, etcétera, que tenemos que cambiar y que tanto nuestra industria como las tecnológicas puede contribuir a que se acelere, indica Inmaculada Iglesias, directora de Innovation and Business Excellence, en AstraZeneca.

“Por otro lado, hay que cambiar el marco organizativo donde el Sistema Nacional de Salud no está preparado para su adaptación al nuevo entorno y ahí también podemos y debemos ayudar para fomentar y gestionar ese cambio de forma rápida”, añade.

En ese contexto, Anabel León, Digital Lead at Pharma & Innovation Manager, en Bayer, destaca que las farma deben ser agentes del cambio y contribuir a revisar el marco regulatorio. ¿Cómo? A su juicio hay varios puntos de acción, y uno de ellos pasa porque empiece a ser una realidad el reembolso de los tratamientos digitales como ya ocurre en otros países como Alemania o Reino Unido, donde han incluido estas terapias dentro de su cartera de servicios.

Nuevos agentes y nuevos roles

Una participación de la industria que solo se entiende desde un multi-universo que cuente con el compromiso de todos los agentes implicados, incluyendo a universidades y centros de investigación, para que estén dispuestos a compartir y no a competir. “La inteligencia colectiva y la generosidad son las claves del cambio, solo así podremos seguir adelante y vencer la pandemia actual y los retos sanitarios que vengan por delante”, arguye Alejandro Expósito, director de Digital & Business Operations, en Merck Group.

“Esta colaboración -ejemplifica- que pasa por cosas tan simples como la digitalización de los sistemas y la integración de todos los registros, lo que nos ayudaría a encontrar patrones para mejorar la salud y anticipar dolencias, siempre respetando la protección de los datos”.

En ese marco de colaboración, Francisco Esteban, director de BUD CEP & Multichannel Strategy, en GSK, ha querido destacar el papel -cada vez más importante- que tiene la red de 22.000 farmacias españolas. “Estamos ante unos profesionales sanitarios los más cercanos a la población y con un modelo muy eficiente. Van a ser un agente clave para aligerar la presión asistencial que tiene la Atención Primaria y que va a cobrar mucha más “responsabilidad” de la que ya tienen hoy en día”, asegura. “Por tanto, el futuro pasa por la colaboración público-privada, un nuevo marco regulatorio y la participación de muchos agentes que se deben tener en cuenta”, concluye.

Resultados del Informe

Unas declaraciones vertidas en una mesa de debate en la que han intervenido directivos de cuatro grandes farmacéuticas: AstraZeneca, Bayer, GSK y Merck. Estas compañías, junto a otras industrias del ámbito farmacéutico, han colaborado con el Observatorio Vodafone de la Empresa en la elaboración del informe ‘El futuro del sector farmacéutico’.

En este informe se pone de relieve que la tecnología es un elemento clave y vertebrador en el futuro del sector donde el 92% considera que se necesitan nuevas estrategias de negocio. Además, el 83% considera que el paciente está mejor informado y la mayoría opina que la tecnología y el dato son los que pueden habilitar el empoderamiento de los pacientes y transformar cada uno de los sectores de producción. En este sentido, el 75% de los directivos entrevistados cree que la inteligencia artificial cambiará el sector, y el 38% apuesta por el BigData como una de las claves en un futuro inmediato.

Con estos datos sobre la mesa y las reflexiones de la mesa de debate, Manuel López Martín de Blas, director académico y profesor asociado del Instituto de Empresa, resume que estamos en un momento en el que es importante invertir en ciencia, en tecnología y en innovación como visión de futuro del sector de la salud.