La ezetimiba se utiliza para reducir la cantidad de colesterol total, colesterol LDL y los triglicéridos en sangre y además eleva los niveles de HDL colesterol. Actúa evitando la absorción del colesterol en el intestino a través de la inhibición de la proteína transportadora NPC1L1 que se encuentra en las microvellosidades intestinales.

Se recomienda su uso de forma asociada a una estatina cuando esta no es suficiente para controlar los niveles de colesterol. Constituye una excepción las personas que no toleran las estatinas por efectos secundarios en cuyo caso estaría indicada la ezetimiba como único fármaco.

La rosuvastatina está indicada, junto a la dieta, para reducir el colesterol total, el LDLC, la apolipoproteína B, el colesterol no-HDL y los triglicéridos. Además, aumenta el HDLc en pacientes con hiperlipidemias primarias, hipertrigliceridemias, dislipemias mixtas o hipercolesterolemia familiar.

Aterosclerosis

También, disminuye la progresión de la arteriosclerosis en pacientes adultos y reduce el riesgo de infarto de miocardio, ACV y procedimientos de revascularización arterial en personas sin enfermedad coronaria, pero con gran riesgo de padecer eventos cardiovasculares.

Se trata de una estatina de gran potencia que permite tratamientos de alta intensidad, donde se pueden conseguir reducciones de LDL<50% a dosis altas.

Combinar la rosuvastatina con otros fármacos hipolipemiantes hace que se puedan obtener mejores resultados con dosis menores de estatinas. Con la combinación se consigue una mayor y más rápida reducción de colesterol con los menores efectos secundarios.

Empezar el tratamiento

Cuanto antes se inicie el tratamiento combinado, antes se lograrán los resultados. Además, con la combinación se obtienen menores efectos adversos, ya que la dosis de estatina es menor que cuando se administra sola.

La ezetimiba inhibe selectivamente la absorción intestinal de colesterol y de otros esteroles, y actúa sobre el transportador de esterol responsable de la captación intestinal de colesterol y fitoesteroles.

Por su parte, las estatinas actúan inhibiendo la enzima HMG-CoA reductasa provocando la inhibición de la síntesis de colesterol o disminución de lipoproteínas en el organismo.

Mayor potencia

La rosuvastatina es una de las estatinas más potentes y tiene un buen perfil de seguridad. Asociada a la ezetimiba, se convierte en le terapia más apropiada y eficaz para un perfil de paciente de alto y muy alto riesgo cardiovascular. Además, se pueden usar dosis bastante inferiores a las equivalentes en atorvastatina, con lo que se minimizan mucho los efectos adversos.

La ezetimiba no se metaboliza a través del citocromo p450, con lo que sus interacciones con otros fármacos son mínimas, aun así, hay que tener precaución con varios fármacos que pueden aumentar o disminuir la concentración plasmática, entre ellos, la ciclosporina, los secuestradores de ácidos biliares tipo colestiramina y los fibratos.

Por el contrario, las estatinas se metabolizan por el citocromo p450, excepto la pravastatina, por lo que su administración con otros fármacos puede producir riesgo de interacciones medicamentosas importantes. Entre estos, se encuentran el gemfibrozilo, antipsicóticos, amiodarona, verapamilo, ciclosporina, macrólidos, antifúngicos e inhibidores de la proteasa.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Ciriaco Varela Rotger, Juan Antonio López Villasante y José Eduardo Fraga Cabado, del Centro de Salud de Xanceda; Manuela García Bernal, Francisco Tejero Puerto y Ángel Ferrando Martínez, de Aldaida; los médicos de Atención Primaria María Mercedes Lasa Garmendia, José Ignacio Astigarraga Lizundia y Jesús Francisco Lorenzo Lorenzo, de San Sebastián; los cardiólogos José María Basurto Hoyuelos,  Esther Recalde del Vigo y José Morillas Bueno; los internistas Iñaki de la Rua Tolosana y Arantza Calderón Larrieta y la endocrinólogo Aida Cadenas González, de Bilbao.