La prevención secundaria es clave en pacientes con muy alto riesgo cardiovascular

La prevención secundaria es clave en pacientes con muy alto riesgo cardiovascular