La Comisión de Salud Pública acuerda seguir con el intervalo actual de dosis de las vacunas contra la COVID-19, según ha informado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad del Senado.

La comisión se ha reunido este martes con carácter de urgencia para analizar la posibilidad de retrasar la administración de la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus para aumentar la población a la que se inocula una dosis.

Sin embargo, tal y como ha informado Darias, ha acordado que se mantenga el intervalo actual de administración de las vacunas, es decir, 21 días entre la primera y la segunda dosis de la vacuna desarrollada por Pfizer, y 28 días para la vacuna de Moderna.

“No hay nada que modificar. Se ha llevado a la Comisión por la petición de algunas comunidades autónomas con argumentos a favor y en contra. Yo tenía también mi posicionamiento, pero respetuoso y celebro que se haya acordado seguir el intervalo actual porque sabemos las ventajas que tiene una doble protección de la segunda dosis”, ha detallado la ministra de Sanidad.

Contagios

Además, la ministra ha comentado que, previsiblemente y según los datos que maneja su departamento ministerial, a finales de esta semana van a comenzar a remitir el número de contagios por coronavirus en España.

“El incremento de casos observados en las últimas semanas comienza a estabilizarse y esperemos que esta semana empiecen ya a remitir o, al menos, se alcance el pico máximo de ascenso de transmisión”, ha recalcado.

Mejora del SNS

Durante su comparecencia en la Cámara Alta, y al igual que lo hizo en el Congreso de los Diputados, la ministra de Sanidad ha ido desgranando las principales líneas en las que va a trabajar su departamento ministerial, entre las que destaca la mejora del sistema de Atención Primaria, la salud digital, el abordaje de la cronicidad o la puesta en marcha de la estrategia de salud mental.

Otras medidas que Darias se ha comprometido a realizar pasan trabajar en la lucha contra el tabaquismo y el consumo de alcohol en menores; el refuerzo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud; el reforzamiento de las plantillas de los profesionales sanitarios; la puesta en marcha del Centro Estatal de Salud Pública; crear un depósito estratégico de medicamentos críticos; o consolidar los informes de posicionamiento terapéutico.