La Comisión Europea ha emitido la aprobación de fostamatinib como tratamiento de la trombocitopenia inmune crónica (PTI) en pacientes adultos que no han respondido a otros tratamientos previos.

Se trata de un fármaco comercializado por Rigel Pharmaceuticals como Tavlesse, sin embargo, es la compañía española Grifols, la que tiene los derechos en exclusiva de este fármaco para la trombocitopenia inmune crónica y otras indicaciones en Europa y Turquía. De esta forma, se prevé que sea Grifols la que lance fostamatinb en todo el mercado comunitario, previsiblemente en el segundo trimestre de este año.

El lanzamiento comercial de fostamatinib “refuerza la estrategia comercial de Grifols y refleja el compromiso de la compañía de seguir ampliando su cartera de productos para beneficiar a los pacientes y ofrecer más opciones terapéuticas a los profesionales de la salud”, ha valorado la empresa farmacéutica en un comunicado.

Trombocitopenia inmune crónica

Respecto a las claves de actuación de este fármaco, cabe tener en cuenta que, en los pacientes con trombocitopenia inmune crónica, su propio sistema inmune ataca y destruye sus plaquetas, que juegan un papel fundamental en la coagulación sanguínea y en los procesos de cicatrización.

Es por ello que los síntomas más comunes de la PTI son hematomas y sangrado excesivo. Igualmente, las personas que padecen PTI crónica tienen un mayor riesgo de sufrir episodios hemorrágicos severos que pueden ocasionar complicaciones médicas graves e incluso la muerte. Los tratamientos actuales de la PTI incluyen esteroides, estimuladores de la producción de plaquetas (hormonas TPOs) y esplenectomía. Sin embargo, no todos los pacientes responden a estos tratamientos.

De hecho, fostamatinib es el primer y único inhibidor de la proteína SYK indicado en pacientes adultos con trombocitopenia inmune crónica que han tenido una respuesta insuficiente a un tratamiento previo.