Tras abandonar Domingo Orozco Beltrán, representante del Ministerio de Educación hasta su dimisión,  la presidencia de la Comisión Nacional de la Especialidad  de Medicina de Familia, la elección de un nuevo presidente sigue sin estar resuelta. Sin embargo, este hecho  responde a un problema burocrático de falta de convocatoria de reuniones presenciales de la citada comisión.

Tal y como informa Pilar Rodríguez Ledo, vicepresidente tercera de SEMG, y responsable de los temas de formación sanitaria especializada, la situación producida se traduce en que “desde que se produjo la dimisión de Domingo Orozco no ha habido nada más que una reunión presencial, que se produjo el 14 de septiembre”. El problema es que en dicha reunión presencial, “la elección del presidente no estaba en el orden del día, con lo cual no se podía realizar sin que pudiera haber posteriores reclamaciones”. Asimismo, en esa misma reunión “faltaba la persona que representa al Ministerio de Educación y por todo ello decidimos posponerlo a la siguiente reunión, en la que esa persona ya se habría incorporado”.

Así, Rodríguez Ledo aclara que todo se debe a que “como en cualquier órgano colegiado si no consta un punto importante como este en el orden del día podría ser impugnado, por ello hay que esperar a la siguiente reunión, para que conste de manera efectiva en el orden del día”.

Pese a ello, la experta insiste en que se da la circunstancia de que “la comisión al constar  de presidente y vicepresidente, el vicepresidente, César Lozano,  ha pasado a presidente en funciones mientras no se elija el nuevo cargo”, además del hecho de que “el presidente en funciones sigue estando invitado al Consejo Nacional de Especialidades de Ciencias de la Salud como tal”.

Por todo ello, si bien “esta no es la situación ideal, puesto que lo que queremos es que la Comisión tenga un presidente oficial”, lo cierto es que la Medicina de Familia “no está desprovista de representación”.  Este es el punto más importante, ya que en opinión de Rodríguez Ledo “lo importante es que se tengan en cuenta las opiniones de los médicos de familia en todas las decisiones que pueda tomar el Consejo Nacional, ya que es una especialidad transversal y que por lo tanto debe tener el correspondiente peso en las decisiones”.

Por último, la representante de SEMG aclara que no se sabe cuándo se pondrá solución a esta situación, ya que “no tenemos fecha fijada para una próxima reunión, aunque entendemos y esperamos que sea pronto”.