Aumentar la disponibilidad de los recursos, tomar medidas dirigidas a aumentar el tiempo de calidad de los profesional, e implantar un modelo integrado de atención a pacientes crónicos complejos, basado en equipos funcionales multidisciplinares y con agendas específicas, que trabajen con planes personalizados de actuación, en cuya elaboración participen las propias personas atendidas y sus cuidadoras.

Esos son los objetivos a los que se ha comprometido Marina Álvarez, consejera de Salud de la Junta de Andalucía en su discurso enmarcado en el Forum Europa Tribuna Andalucía, celebrado en Sevilla, al que también han asistido el presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, o la secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, entre otros.

Durante el mismo, Álvarez ha defendido la Atención Primaria “como piedra angular de la Sanidad pública en Andalucía”, calificándolo como un “eje vertebrador” del sistema sanitario público de Andalucía y “clave de su sostenibilidad”.

Más allá de sus palabras de compromiso con el primer nivel asistencial, la consejera no solo prometía trabajar en los objetivos ya citados, sino que además manifestaba que ya se están poniendo medidas en marcha, tales como “reasignar los cupos más sobrecargados”.

Para ello, según Álvarez,  se han creado 105 equipos nuevos, que supondrán la contratación de 105 especialistas de medicina familiar y comunitaria y 105 de enfermería. Esta contratación comenzará este mismo mes de octubre y se ampliará a cerca de 400 profesionales de distintos perfiles profesionales. La distribución exacta será: 105 médicos de familia, 210 enfermeras, 33 matronas, 8 pediatras y 30 trabajadores sociales.

Más recursos y más plazas

Otra de las medidas destacadas es el refuerzo del papel estratégico de los dispositivos de apoyo, de Salud Pública, de Salud Bucodental, de Rehabilitación y Fisioterapia o de Trabajo Social, entre otros perfiles necesarios para desarrollar una buena Atención Primaria. Con todo ello, y en los próximos dos años, se realizarán otras mil contrataciones, por lo que la previsión es aumentar la plantilla de Atención Primaria en 1.500 profesionales.

Tal y como se declaraba en este foro, este aumento de recursos humanos, se complementa con las medidas que ya están en marcha para mejorar la estabilidad de los profesionales. Entre ellas, caben destacar las Ofertas de Empleo Público convocadas, con más de 10.200 plazas, el proceso de interinización para más de 15.000 profesionales, que espera que culmine a finales de octubre, de la sanidad pública o el incentivo a la dedicación en zonas especiales (aisladas, de difícil cobertura o ZNTS).

Asimismo, la titular de Salud espera que sea pronto una realidad la convocatoria extraordinaria de empleo anunciada por el Gobierno Central, exigida en numerosas ocasiones por Andalucía, para poder recuperar las plazas perdidas por las tasas de reposición de años anteriores.

Otro aspecto clave de esta estrategia es la apuesta por el desarrollo investigador en Atención Primaria,  que según ha puntualizado Álvarez, se verá reforzado con “el impulso al trabajo en equipo, la renovación tecnológica y, sobre todo, el tiempo de calidad que va a ser posible dedicar a las tareas de investigación”.

Si bien estas eran las medidas anunciadas, quedaban otras cuestiones interrogantes, como la posible recuperación de las 37,5 horas, a lo que la consejera respondía que  “lo harían para no perder empleo y los derechos de los profesionales”. Igualmente, sobre las protestas que a lo largo de este año han causado las remodelaciones planteadas a nivel de gestión, argumentó que “la experiencia sirve para futuras renovaciones”.