Cuando se habla de la COVID-19 se suele hablar del alto índice de mortalidad, pero cada vez se conocen más las secuelas a largo plazo. También para los supervivientes de la enfermedad. Diferentes estudios ya señalan se han observado problemas neurológicos y evidencias de deterioro cognitivo en alrededor del 36 por ciento de los casos. Tanto en supervivientes que padecían afecciones neurológicas preexistentes como aquellas que no las tenían. Este deterioro también se relaciona con un mayor riesgo de desarrollar Alzheimer.

Así lo concluyen estudios realizados por investigadores de la Universidad de Bonn (Alemania) y de las universidades de Massachusetts y Michigan (EE.UU.). También estudios del Hospital Universitario y la Universidad de Estrasburgo (Francia) y de la Universidad George Mason de Virginia.

Este riesgo de sufrir un problema neurológico puede proceder tanto de una infección viral directa del sistema nervioso como de respuestas inmunitarias e inflamatorias secundarias. La inflamación sistémica que han presentado muchos afectados y afectadas por COVID-19 está directamente relacionada con la aparición de casos de deterioro cognitivo. Por tanto,  también con un mayor riesgo de desarrollar Alzheimer en un futuro.

Los estudios evidencian también que la COVID-19 ha ocasionado entre los afectados y afectadas problemas neuropsiquiátricos frecuentes durante la hospitalización y después del alta hospitalaria. Estos son algunos como insomnio, delirios, confusión, depresión o ansiedad. Estos síntomas se han observado en pacientes en hospitales y clínicas de España, Italia, Francia y China, según los estudios.

Diagnóstico precoz del desarrollo del Alzheimer

Ante esta situación, Fundación ACE- Barcelona Alzheimer Treatment & Research Center pone énfasis en la importancia de la detección precoz del desarrollo del Alzheimer. Especialmente entre las personas que han sufrido COVID-19. Todo ello través de medios como las revisiones gratuitas de memoria.

Sólo durante 2019, un total de 402 personas han sido atendidas en la Unidad de Diagnóstico de la Fundación en el marco de las visitas gratuitas programadas. Las personas que han acudido a Fundación ACE para revisarse la memoria gratuitamente han recibido una evaluación completa de su rendimiento cognitivo.

Ante una enfermedad para la que a día de hoy no hay cura y que afecta cada vez a más personas, realizar un diagnóstico de la demencia en fases leves debe ser una prioridad tanto para la sociedad, según los expertos.