La COVID persistente afecta a un perfil medio de mujer de 43 años durante más de 185 días. Son datos de una encuesta impulsada por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), en colaboración con los colectivos de afectados de COVID persistente, Long COVID Acts Spain. En total, se ha realizado la encuesta a 2.120 personas, de las que 1.834 han sido pacientes con síntomas compatibles con la COVID-19 persistente o de larga duración. Estas personas han presentado una media de 36 síntomas cada una. La encuesta se ha realizado entre el 13 de julio y el 14 de octubre de 2020.

En la presentación de los resultados de la encuesta han participado Antonio Fernández-Pro Ledesma, presidente de SEMG; Pilar Rodríguez Ledo, vicepresidenta de SEMG; Lorenzo Armenteros, portavoz de COVID-19 SEMG, y Silvia Guerrero y Anna Kem, portavoces de Long COVID Acts.

Fernández-Pro Ledesma ha comentado su preocupación por los pacientes con COVID persistente. “Hemos comprobado que los procesos no se cierran a los 14 días como a veces dice la Administración. Realmente estas personas arrastran una sintomatología muy inespecífica y confusa, en principio. Poco a poco hemos tenido más evidencia y hemos querido hacer visible la situación”. Según el presidente de la SEMG, casi el “cien por cien del peso específico de este tipo de pacientes recae en Atención Primaria, excepto aquellos con secuelas graves”.

Medidas finalistas

Por su parte, Lorenzo Armenteros ha comentado las decisiones adoptadas por las Administraciones Públicas en la fase actual de la pandemia. “Las medidas siguen siendo finalistas. El confinamiento se aprueba cuando han fracasado las órdenes alternativas o cuando no se han tomado otras decisiones. Es difícil adoptar medidas tan drásticas”.

En su intervención, Pilar Rodríguez Ledo ha enumerado las principales conclusiones:

  1. Las encuestas muestran resultados de afectados de la primera ola.
  2. En muchos casos los pacientes no tuvieron acceso a diagnóstico adecuado.
  3. No recibieron un tratamiento específico.
  4. La afectación del virus prevalece en el tiempo.
  5. La prevalencia estimada es de al menos el 15 por ciento, y en incremento.
  6. La enfermedad tiene repercusión en los ámbitos laboral, familiar, ocio, etc.

 

Síntomas de la COVID persistente

Las personas afectadas por el nuevo coronavirus han descrito unos 200 síntomas. Los más frecuentes han sido la astenia (95,91 por ciento), el malestar general (95,47), los dolores de cabeza (86,53), el bajo estado de ánimo (86,21), los dolores musculares o mialgias (82,77), la disnea (79,28), los dolores articulares (79,06) o el déficit atención (78,24).

En consecuencia, las personas afectadas han indicado que sufren “una incapacidad notable para realizar actividades de la vida diaria”. El 30,43 por ciento de los encuestados tiene problemas para realizar su aseo personal. El 67,99 por ciento no puede hacer con normalidad las tareas de casa. El 72,52 por ciento no puede trabajar fuera de casa. Para el 70,12 por ciento le resulta difícil atender las obligaciones familiares diarias. Asimismo, al 74,65 por ciento le supone un esfuerzo o le resulta imposible realizar actividades de ocio.