La pandemia por COVID-19 ha mostrado las carencias de la Atención Primaria, debilitada en el contexto de un Sistema Sanitario hospitalocentrista. Así lo han puesto de manifiesto expertos del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos.

En concreto, las vocalías de Atención Primaria Rural y Urbana del CGCOM han celebrado una asamblea por videoconferencia para abordar estas carencias de la Atención Primaria. En la misma, se ha puesto de manifiesto la necesidad de tomar medidas urgentes. Algunas de ellas son un presupuesto finalista y suficiente; más tiempo para que los profesionales puedan atender a los pacientes; autonomía de gestión de acuerdo a las competencias de cada profesional; atención de las plazas de difícil cobertura, un plan de recursos humanos y que la gestión; entre otras.

Asimismo, insisten en que la gestión y dirección sanitaria debe de estar al margen de intereses políticos. Su representación debe ser por profesionales adecuadamente cualificados y por concurso de oposición, prescindiendo de puestos de interés en función de cambios políticos. Todo ello con el objetivo de suspender el cortoplacismo e invertir en la actualidad para conseguir beneficios a medio y a largo plazo.

Las carencias de la Atención Primaria

Tal y como pusieron de manifiesto los expertos del CGCOM, dichas carencias ya fueron apuntadas en el documento “La Atención Primaria en 2025”. Documento en el que se aportaban soluciones de cara a solventar dichas deficiencias.

Entre los puntos más destacados del mismo, estaban la petición de cupos máximos de 1.200 personas para Médicos de Familia en zonas urbanas, 800 personas para Médicos de Familia en zonas rurales y 800 para pediatras.

También la atención de las plazas de difícil cobertura con recompensas de tipo económico y como méritos extra en las bolsas de empleo. No se olvidan de priorizar y usar adecuadamente los servicios de urgencias, contando con las urgencias de Atención Primaria.  Actualmente, también se apuesta por establecer protocolos consensuados en el SNS con la participación de la Atención Primaria para enfrentarse a catástrofes naturales o de otra índole como la actual pandemia, entre otras medidas.