La cuarentena de los positivos en COVID-19 pasa a siete días, según ha decidido por unanimidad la Comisión de Salud Pública, en la que están representadas las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad. En la actualidad la cuarentena de todos los positivos estaba fijada en diez días.

Igualmente, los no vacunados que han sido contactos estrechos de un positivo también verán reducido su período de aislamiento hasta los siete días, en comparación con diez hasta ahora. La norma ya establecía que los vacunados que eran contacto estrecho no tenían que hacer cuarentena.

Extremadura, Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Baleares o Cataluña, entre otras, han sido las comunidades autónomas que antes del CISNS habían adelantado que estaban a favor de reducir la cuarentena de los positivos de COVID-19, aunque finalmente se ha acordado por unanimidad.

La medida va en la línea de países como Reino Unido, Italia o Estados Unidos, que han acortado el aislamiento de los contagiados ante la nueva etapa en la que entra la pandemia con la variante ómicron, que previsiblemente es más contagiosa pero también podría generar menos ingresos hospitalarios.

La cuarentena de los positivos en COVID-19

Extremadura, Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Baleares o Cataluña, entre otras, han sido las comunidades autónomas que antes del Consejo Interterritorial habían adelantado que estaban a favor de reducir la cuarentena de los positivos de COVID-19, aunque finalmente se ha acordado por unanimidad.

Se ha llegado pues a un consenso entre las posturas del Ministerio y de las comunidades autónomas, que iban desde reducir a tres días las cuarentenas para los contagiados sin síntomas y vacunados, como ha defendido el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, hasta proponer que sean más de cinco días, como planteaba el Gobierno de Baleares.

Salud pública, salud mental y economía

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también se ha pronunciado sobre este asunto, en la presentación del informe de rendición de cuentas del Gobierno correspondiente a 2021. Así, ha reconocido que hay que aunar "salud pública, salud mental y economía". El jefe del Ejecutivo ha resaltado, en primer lugar, que resulta "evidente" que España "no está como hace un año".

Al hilo, ha dado una serie de datos para apoyar su argumentación, como que los mayores de 80 años sin vacunar tienen hasta "18 veces más posibilidades de ingreso en UCI" que los vacunados, y de hasta 25 veces en aquellos de 70 a 79 años sin vacunar.

"Es evidente que estamos en una situación radicalmente distinta. Estamos mejor preparados, más protegidos. La mayor parte de casos ahora son asintomáticos, claramente hay una relación entre aquellos sin vacunar y el nivel de ingresos en UCI respecto a los que nos hemos vacunado, una amplísima mayoría", ha insistido.

Ha vuelto a fijar la vacunación, las medidas de prevención como el uso de la mascarilla y la unidad institucional como estrategia para atajar el gran alza de contagios por la variante ómicron. "Ante este nuevo envite del virus, después de casi dos años, podemos extraer algunas lecciones que nos arroja la ciencia y nuestra propia experiencia cotidiana. La fundamental es que estamos mejor preparados contra ómicron que hace un año", ha defendido.

Menor periodo de incubación

Carolina Darias, ministra de Sanidad, ha justificado la decisión de reducir las cuarentenas de los positivos en COVID-19 a siete días debido a que ómicron tiene un "menor período de incubación" que las variantes anteriores. No se exigirá prueba para poner fin a este aislamiento. "Es una variante más transmisible y con mayor capacidad de contagios. Hasta ahora los casos presentan una mayor levedad respecto a olas anteriores. El comportamiento a la hora del periodo de incubación de ómicron no es el mismo, de ahí la necesidad de hacer esta modificación. Tendremos que monitorizar la evolución de ómicron día a día con especial seguimiento a la positividad, hospitalización y UCI", ha dicho la ministra.

Por su parte, Cristóbal Belda-Iniesta, director del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), ha dicho que "estos cambios en los tiempos de cuarentena están vinculados a los períodos de incertidumbre". "Desde el momento de contacto con un positivo hasta los síntomas, en las primeras olas de la pandemia esos períodos de ausencia de sintomatología podían ser muy prolongados. Conforme han ido evolucionando las distintas olas y las distintas cepas, hemos visto que ese período de incubación se acorta mucho en el tiempo. Por tanto, el período de incertidumbre se reduce. Lo que se hace ahora es ajustar los períodos de aislamiento a ese período inicial de incertidumbre".

Ponencia de Alertas

Darias ha defendido por qué se ha optado por acortar las cuarentenas pese a que aún no se ha pronunciado la Ponencia de Alertas. Según la ministra, estos expertos han comunicado que "necesitaban más tiempo" para tomar la decisión, pero que "no veían mal la posibilidad de bajarla a los siete días".

"Ello motivó que la Comisión de Salud Pública se reuniera, valorara la situación y, dado el especial momento en el que estamos, han valorado la necesidad de hacerlo así, especialmente por el menor período de incubación de ómicron", ha añadido.