Científicos de la Clínica y el Cima Universidad de Navarra (CUN) lideran una investigación internacional que revela un conjunto nuevo de genes específicos de mieloma múltiple que condicionan su aparición y desarrollo. Este descubrimiento ha permitido identificar 40.511 nuevos genes no codificantes implicados en la evolución de este cáncer de la sangre. Los resultados de este trabajo forman parte de la tesis doctoral de Arantxa Carrasco-León, investigadora en Hemato-Oncología del Cima.

El estudio además demuestra que la expresión de estos genes, junto con las alteraciones genéticas relacionadas con un mal pronóstico en los pacientes con mieloma múltiple, permite clasificar mejor los resultados de supervivencia.

Los resultados de este trabajo se han publicado en la revista Leukemia. Las conclusiones abren la puerta al desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas basadas en el ARN para el mieloma múltiple, el segundo cáncer hematológico más frecuente.

En la investigación han participado el grupo de Iñaki Martín-Subero, del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS) de Barcelona. También el grupo de Ari Melnick, del Weill Cornell Medical College de Nueva York, entre otras instituciones.

Moléculas de ARN y mieloma múltiple

Recientes investigaciones en oncología se han centrado en el estudio de un tipo de moléculas de ARN, que ha permitido a los investigadores identificar nuevos genes con un papel clave en el origen y funcionamiento de las células cancerígenas.

Xabier Agirre, investigador en Hemato-Oncología del Cima, ha explicado las principales conclusiones del proyecto. “El estudio inicial de la detección y definición del transcriptoma completo de los lncRNAs se ha realizado en muestras de 38 pacientes con mieloma múltiple mostrando su funcionalidad en la enfermedad. También hemos demostrado su potencial como biomarcador analizando la serie de estos pacientes más completa en la actualidad, denominada Estudio CoMMPass”.

Asimismo, Felipe Prósper es codirector del Programa de Hemato-Oncología del Cima y del Servicio de Hematología de la Clínica Universidad de Navarra. “La expresión de los lncRNAs, y las alteraciones genéticas de mal pronóstico en mieloma múltiple, subestratifica mejor a los pacientes en cuanto a su supervivencia”.

Según los investigadores, este avance demuestra que hay otros muchos genes que son clave para el desarrollo del mieloma múltiple. Podrían ser interesantes dianas terapéuticas para nuevas terapias basadas en ARN específicos de mieloma múltiple.