La Comisión de Salud Pública ha decidido posponer la decisión de la administración de la segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19 de AstraZeneca en menores de 60 años a la espera de conocer los resultados del estudio del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) sobre la seguridad y eficacia de poner en su lugar una dosis de Pfizer.

De la misma forma, y en línea con esta decisión, Sanidad y CC. AA. han acordado ampliar de 12 a 16 semanas el intervalo entre la primera y la segunda dosis de AstraZeneca para menores de 60 años que ya han recibido la primera, al igual que otros países como Irlanda.

Madrid se ha mostrado “claramente en contra” de que la estrategia de vacunación “sea detenida por este ensayo”, alegando “razones puramente técnicas”. “Es un ensayo que incluye a 600 pacientes. Los ensayos pivotales de las vacunas han incluido a miles”, ha argumentado este viernes en rueda de prensa el viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID-19 de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero.

Darias defiende esperar

El pasado miércoles, en rueda de prensa tras el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), la ministra de Sanidad, Carolina Darias, señaló que “podría merecer la pena esperar” al ensayo clínico para tomar una decisión sobre qué hacer con este colectivo.