La depresión predispone a enfermedades médicas

Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

La depresión predispone a enfermedades médicas y avanza el envejecimiento biológico. Es una de las conclusiones del estudio ‘Mechanisms and Treatment of Late-Life Depression’, publicado en la revista Focus, de la Asociación Americana de Psiquiatría. El envejecimiento se refleja en aspectos como una menor longitud de los telómeros, un envejecimiento epigenético avanzado y una decadencia cerebral acelerada.

Las patologías médicas también aumentan el riesgo de depresión en la tercera edad. Las relaciones recíprocas de la depresión con los procesos relacionados con el envejecimiento y las enfermedades han generado hipótesis patogénicas y han proporcionado objetivos de tratamiento.

Dirigirse a los factores de riesgo de enfermedad vascular en la mediana edad es un enfoque lógico en la prevención de la depresión vascular. La disfunción de depresión-ejecutiva y los síndromes de depresión vascular tienen presentaciones clínicas y hallazgos de neuroimagen compatibles con anomalías frontoestriatales.

Los agonistas de la dopamina D2/3 son eficaces en la depresión de la enfermedad de párkinson y su eficacia debe evaluarse en estos dos síndromes. La remediación cognitiva computarizada dirigida a las funciones de la red de control cognitivo puede mejorar tanto las funciones ejecutivas como los síntomas depresivos de la depresión mayor en la vejez. 

Tratamientos de neuroestimulación

Los tratamientos de neuroestimulación en adultos jóvenes deprimidos han conseguido avances significativos. Los adultos mayores toleran bien esta terapia dirigida a estructuras profundas responsables de la regulación del estado de ánimo. Los autores del estudio consideran necesario estudiar su eficacia en los síndromes de depresión en la vejez.

Existen psicoterapias eficaces para la depresión en la edad adulta, pero se subutilizan en parte debido a su complejidad. Las psicoterapias simplificadas y escalonadas que se dirigen a comportamientos que se supone que son el resultado de la disfunción de las redes cerebrales implicadas en la depresión en la vejez pueden ser fáciles de aprender y de utilizar.

Su eficacia, no obstante, necesita más investigación y “estudios de confirmación”, como han indicado los investigadores. También han señalado que la depresión aumenta el riesgo de sufrir otros tipos de trastornos psiquiátricos. Los medicamentos antidepresivos son bastante ineficaces en el tratamiento de la depresión de los pacientes con demencia, pero su uso prolongado puede reducir el riesgo de trastorno mental.