Los criterios de derivación a un especialista de un paciente con dislipemia van a depender de los valores terapéuticos que arrojen las analíticas que se realicen en Primaria. Cuando los valores del colesterol y triglicéridos no estén en objetivos, según las guías, y el riesgo cardiovascular sea muy alto o alto, por lo general, se deriva al especialista. También se recomienda hacerlo para descartar una hipercolesterolemia familiar cuando el colesterol y triglicéridos estén muy elevados.

Además, se derivan las hiperlipemias genéticas graves, que requieren para su diagnóstico determinaciones analíticas específicas.

Los pacientes que presentan intolerancia a fármacos hipolipemiantes necesitan derivación al especialista. Entre el 11-29% de los pacientes tratados con estatinas pueden sufrir molestias musculares, que es el efecto adverso más frecuente. En algunos casos se sustituyen por ezetimiba.

Patologías asociadas

Es necesario considerar las situaciones como la dislipemia asociada a insuficiencia renal grave, hepatopatía crónica grave, tratamiento inmunosupresor o patologías que precisan un seguimiento más estrecho en un segundo nivel asistencial.

En los pacientes con un riesgo cardiovascular muy alto es difícil alcanzar un objetivo de lípidos a pesar de un doble tratamiento hipolipemiante. Los fármacos inhibidores de la proteína a convertasa subtilisina/kexina tipo 9 (PCSK9) constituyen un nuevo grupo terapéutico. Estos fármacos precisan de visado y solo pueden prescribirse desde el segundo nivel asistencial.

Coordinación

La relación entre Atención Primaria y Especializada debe ser constante y fluida. Es fundamental que existan pequeños grupos de trabajo para una mejor comunicación y más próxima entre cada especialidad del hospital y los especialistas de familia. Como en la actual situación es complicado llevar a cabo reuniones presenciales, se tiene que optar por otras alternativas. Se deben elaborar conjuntamente protocolos que sean factibles y consensuados.

Telemedicina

La telemedicina ha llegado para quedarse. Consultas por teléfono, resolver dudas por correo electrónico o con videollamadas son opciones a tener en cuenta.

La telemedicina es la prestación de servicios de medicina a distancia, para las que se emplean tecnologías de la información y de las comunicaciones. Establecer un día concreto de la semana entre especialista, Primaria y paciente es una forma de solventar dudas, no solo a zonas rurales, sino para aquellos pacientes complicados que lo necesiten.

Es importante recordar que la intensidad del tratamiento debe basarse en función del riesgo cardiovascular, independientemente de la causa de la hipercolesterolemia.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Medicina General Carlos Elías Becerra, José María Fernández Toro, Emilio Ruiz Jarillo y José Manuel Ruiz Jarillo, del Centro de Salud Casar de Cáceres; Pilar Gallo Domínguez y los médicos de Familia Ascensión López Serrano y Margarita Fernández Fernández, del Centro de Salud Ignacio López Saiz, de Burgos; Juan José Florido Ávila, del Centro de Salud San Miguel; María Pilar Rubio Galán,  del Centro de Salud Cruz de Humilladero; Alejandro García Carrera, del Centro de Salud Campanillas y Luis Miguel de la Morena González, del Centro de Salud Arroyo de la Miel, y los médicos de Atención Primaria Sonia Martin Almendros, Carmelo Ibiricu Ardanaz y Eugenio Álvarez Tutor, de Pamplona.