Cerca del 40 por ciento de las personas hospitalizadas con cáncer presentan desnutrición en el momento de su ingreso. Se trata de un dato preocupante, ya que la desnutrición en pacientes oncológicos se relaciona con menor tolerancia al tratamiento y menor supervivencia. Es por ello que la implementación efectiva de una atención nutricional óptima para pacientes oncológicos en España ha sido el tema central del segundo webinar ‘Nutrición y Cáncer’. Se trata de un encuentro organizado por la Alianza másnutridos, iniciativa de la Sociedad Española de Nutrición Clínica y Metabolismo (SENPE) y la Fundación Abbott.

Durante esta jornada se ha destacado el trabajo que se está haciendo en Cataluña. No obstante, esta es una de las comunidades más avanzadas en la gestión de la atención nutricional. De hecho, en 2020 se puso en marcha un Documento de consenso para el abordaje comunitario de la desnutrición relacionada con la enfermedad crónica en personas con complejidad clínica. Este tenía como objetivo promover la detección de la desnutrición en pacientes complejos. Este plan de acción está formado por 4 etapas: cribado y diagnóstico de desnutrición; evaluación multidimensional; plan de intervención (en 2 fases) y registro/monitorización. Según los expertos, dicho programa podría ser replicable a otras comunidades autónomas.

Así lo ponía de manifiesto Sebastiá Santaeugènia, director del Programa de  Prevención y Atención a la Cronicidad del Departamento de Salut . “En el ámbito hospitalario este tipo de procedimientos están más establecidos. Sin embargo, es necesario que se implanten también en Atención Primaria. No obstante, el abordaje proactivo preventivo es clave como primer paso para abordar este problema”.

Desnutrición en pacientes oncológicos

En cuanto a la desnutrición en pacientes oncológicos, los expertos señalaban que todavía existen varias barreras para implementar un cuidado nutricional óptimo. A este respecto, aportaba más información María D. Ballesteros, del Complejo Asistencial Universitario de León: “Para empezar, es imprescindible implementar en las consultas de Oncología el cribado del riesgo nutricional, de forma precoz. Desde el diagnóstico de la enfermedad y en todos aquellos pacientes con riesgo nutricional se deberá establecer una vía de tratamiento nutricional y metabólico. Siempre en paralelo con el tratamiento oncológico. Además, resulta fundamental contar con las Unidades de Nutrición, que deberán estar suficientemente dotadas de personal y recursos.

Como recuerda la experta, el tratamiento nutricional, per se, no cura ningún tumor, pero la pérdida muscular y la desnutrición en pacientes oncológicos tiene un impacto indudable en su calidad de vida y en su pronóstico.