La implantación de un sistema de cribado es clave para la detección precoz del cáncer de pulmón. Se calcula que su implantación podría aumentar el porcentaje de pacientes en estadio I (cuando el tumor tiene menos de 3 cm). Esto es crucial para la supervivencia, ya que más de un 80 por ciento de estos pacientes seguirán vivos a los 5 años. Una cifra que contrasta con el 5 por ciento de aquellos diagnosticados cuando la enfermedad ya está en fase avanzada.

En este contexto, la Lung Ambition Alliance lanza su campaña de sensibilización #PonleCaraATiempo . La misma se marca un doble objetivo. Por un lado, enfatizar la necesidad de implantación de un sistema de cribado para la detección precoz del cáncer de pulmón en el Sistema Nacional de Salud. Por otro, la necesidad de desestigmatización del cáncer de pulmón.

Detección precoz en cáncer de pulmón

A este respecto aportaba más información Laureano Molins, jefe del Servicio de Cirugía Torácica Hospital Clínic de Barcelona y coordinador nacional de Lung Ambition Alliance en España. “Conocer los retos y también las oportunidades que implica la implantación de programas de cribado en el Sistema Nacional de Salud nos ha motivado desde el inicio. Cualquier escollo se hace salvable si pensamos en que los avances en esta estrategia en diagnóstico precoz pueden tener una incidencia directa sobre los pacientes. Estos pueden traducirse en reducir la mortalidad por cáncer de pulmón”.

Por otra parte, para ayudar a superar sesgos que tengan que ver con el sexo, la edad o el estilo de vida se ha realizado el vídeo “Ponle cara a tiempo«. Este plasma las diferentes realidades del cáncer de pulmón. No solo desde el punto de vista del paciente, sino también desde el punto de vista sanitario y social.

Gracias a la participación de pacientes de las asociaciones AEACaP y GEPAC, se ha puesto cara a la problemática asociada a la enfermedad. Así, a través de sus testimonios han trasladado un mensaje de concienciación y de esperanza sobre el diagnóstico precoz. También se ha contado con la participación de la Fundación Ricky Rubio y la Fundación World of Johan Cruyff ambos muy comprometidos con la visibilización de la enfermedad.