La diabetes dispara el coste de la hospitalización por insuficiencia cardíaca o renal