La diabetes incrementa los gastos hospitalarios por problemas cardiovasculares