Seguir una dieta mediterránea rica en pescado, verduras y aceite de oliva podría proteger el cerebro de la acumulación de proteínas y del encogimiento que puede provocar la enfermedad de Alzheimer, según una investigación que se publica en el número online de ‘Neurology’, la revista médica de la Academia Americana de Neurología.

El amiloide es una proteína que se forma en placas, mientras que la tau es una proteína que se forma en ovillos. Ambas se encuentran en los cerebros de las personas con la enfermedad de Alzheimer, pero también pueden encontrarse en los cerebros de las personas mayores con una cognición normal.

Nuestro estudio sugiere que una dieta rica en grasas insaturadas, pescado, frutas y verduras, y baja en productos lácteos y carne roja, puede proteger el cerebro de la acumulación de proteínas que puede conducir a la pérdida de memoria y la demencia –señala el autor del estudio, Tommaso Ballarini, del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas (DZNE).

Resultados de la investigación

Las habilidades cognitivas se evaluaron con un amplio conjunto de pruebas para la progresión de la enfermedad de Alzheimer que analizaban cinco funciones diferentes, como el lenguaje, la memoria y la función ejecutiva. A todos los participantes se les hicieron escáneres cerebrales para determinar su volumen cerebral. Además, se analizó el líquido cefalorraquídeo de 226 en busca de biomarcadores de proteínas amiloides y tau.

Al analizar el amiloide y la tau en el líquido cefalorraquídeo de las personas, las que no seguían la dieta al pie de la letra tenían niveles más altos de biomarcadores de patología amiloide y tau que las que sí lo hacían.

A la hora de realizar una prueba de memoria, las personas que no siguieron la dieta al pie de la letra obtuvieron peores resultados que las que sí lo hicieron.

Los resultados sugieren que las personas pueden reducir su riesgo de desarrollar Alzheimer incorporando más elementos de la dieta mediterránea a su alimentación diaria.