La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha presentado al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) los resultados del Estudio ENE-COVID Senior. Este recoge los resultados obtenidos sobre 735 personas de las que 508 tenían más de 65 años y recibieron una tercera dosis. Su principal conclusión es que una tercera dosis vacunal en pacientes de más de 65 años aumenta de manera significativa la protección contra Ómicron y Delta.

De esta forma, esta tercera dosis provocó un incremento de más 10 veces de los títulos de anticuerpos neutralizantes frente a la variante Ómicron del virus SARS-CoV-2. Asimismo, de 17 veces frente a la variante Delta.

Asimismo, se demostró un incremento de más de 20 veces en los títulos generales de anticuerpos frente al dominio de unión al receptor (RBD). Todo ello sitúa a las personas que han recibido la tercera dosis dentro de una zona de seguridad inmunológica.

Protección contra Ómicron

En este mismo encuentro, Darias informó de la bajada del indicador de Incidencia Acumulada del SARS-CoV-2, por segundo día consecutivo, hasta situarse en 3.286 casos a 14 días por cada 100.000 habitantes.

En cuanto a la protección contra Ómicron, remarcó que los datos son contundentes: una persona entre 60 a 79 años vacunada tiene 16 veces menos probabilidad de hospitalizar, 29 veces menos de ir a una UCI y 20 veces menos de fallecimiento.

Por ello, insistió en que ya el 88,9 por ciento de las personas de más de 60 años en España se han puesto esta dosis de recuerdo. Esta cifra es del 78,8 por ciento si contabilizamos los mayores de 50 años. Además, valoró muy especialmente la buena marcha de la vacunación infantil con un 46,1 por ciento de los niños y niñas de entre 5 y 11 años vacunados con una dosis.