Un estudio liderado por Juan Cinca y Eulàlia Roig, investigadores del CIBER de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV) ha demostrado que la ecografía pulmonar es una técnica de gran utilidad para poder prevenir nuevas descompensaciones en pacientes con insuficiencia cardíaca. En concreto, tal y como publican en la revista European Journal of Heart Failure, “esta técnica sencilla, rápida y económica puede cambiar la sistemática de seguimiento ambulatorio de los pacientes que ingresan por insuficiencia cardíaca y podría contribuir a reducir sustancialmente los reingresos hospitalarios”.

De esta forma, la ecografía pulmonar permite detectar la congestión pulmonar a la cabecera del paciente.  Tal y como demuestra el estudio, el exceso de líquido se manifiesta mediante artefactos que simulan “colas de cometa” y que reciben el nombre de líneas B, que pueden ser marcadores de mal pronóstico. Al respecto, estudios previos han demostrado que esta técnica es más sensible que la auscultación.

Cabe destacar que a través del ensayo clínico LUS-HF los investigadores han sido pioneros en valorar si una estrategia de seguimiento con ecografía pulmonar en pacientes tras un ingreso hospitalario por insuficiencia cardíaca puede mejorar su pronóstico.

Menor tasa de evento combinado

En cuanto a conclusiones concretas, este trabajo demostró que la estrategia guiada por ecografía pulmonar presentó una tasa significativamente menor del evento combinado (un 23 por ciento frente al 40 por ciento del grupo de seguimiento estándar). “Esta reducción se debió fundamentalmente a un descenso en el número de visitas urgentes por descompensación de insuficiencia cardíaca, por lo que concluimos que los resultados de este ensayo clínico convierten a la ecografía pulmonar en una herramienta complementaria a la exploración física, cuya implementación puede modificar el pronóstico de pacientes con insuficiencia cardíaca”, expone Juan Cinca .

Al respecto, los pacientes del grupo de ecografía pulmonar tuvieron dosis más elevadas de diuréticos al final del estudio, especialmente aquellos con mayor congestión detectada en la prueba, y no aumentaron además los episodios de hipotensión o empeoramiento de la función renal.