Las estatinas han demostrado eficacia y seguridad en mayores de 70 años, pero se debe valorar el riesgo-beneficio. Más allá de la edad, hay que hacer una evaluación de cada paciente y valorar su estados.

En cuanto a seguridad, la estatina más segura es la rosuvastatina, seguida de la atorvastatina.

No obstante, habrá que valorar siempre en los mayores de 70 años la relación entre beneficio/riesgo desfavorable y hay que hacerlo de forma individual antes de hacerle una recomendación de tratamiento.

Evaluación previa

La evaluación del paciente siempre debe ser integral. Hay que evitar la inercia. En un paciente mayor de 70 años, cuando se detecta una dislipemia no es necesario profundizar en la sospecha de enfermedad ateroesclerótica. Este hecho no influye necesariamente en la toma de decisiones, es decir, de prescribir o no estatina/ezetimiba.

Pero dicha analítica sí es el punto de partida para estratificar o estudiar al paciente. De ahí, la necesidad o no de ahondar sobre los posibles efectos adversos del fármaco, el seguimiento de los factores de riesgo cardiovascular y el pronóstico del paciente.

Inicio del tratamiento

Se recomienda comenzar el tratamiento con estatinas en mayores de 70 años con dosis bajas, concretamente la mitad que un adulto joven. Esta pauta puede ser una buena fórmula para evitar los posibles efectos secundarios.

Las estatinas que son metabolizadas por el citocromo P450, lovastatina, simvastatina y, en menor medida, atorvastatina, tienen múltiples interacciones con fármacos que inhiben esta vía, como son amiodarona, diltiazem, verapamilo, antifúngicos, ciclosporina, macrólidos. Por tanto, hay que tenerlo en cuenta.

El uso de estatinas, como la rosuvastatina, y en caso de necesitar otro fármaco hipolipemiante como la ezetimiba, debería tener en cuenta las interacciones farmacológicas y los casos de rabdomiólisis.

Pauta combinada

Hay que tener en cuenta que es mejor utilizar dosis más bajas de estatina y asociar ezetimiba, puesto que aumentar dosis de estatina reduce un 6% el LDL, por lo que es más eficaz y seguro añadir ezetimiba.

Este hecho es importante tenerlo en cuenta en los pacientes de edad avanzada porque suele incrementarse los problemas de intolerancias a las estatinas a dosis altas, sobre todo a la atorvastatina de 80 mg.

Beneficios

Es importante no olvidar que los beneficios de las estatinas en personas mayores son los mismos que en otros grupos poblacionales.

El tratamiento con estatinas a dosis moderadas en pacientes mayores con enfermedad coronaria, reduce el riesgo de mortalidad total de infarto agudo de miocardio y de revascularización coronaria.

Hay que tener en cuenta otros beneficios pleiotrópicos que tienen las estatinas, de los cuales se pueden beneficiar también las personas mayores.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Atención Primaria Andrés Plaza Ramírez, Carlos Francisco Carrizo Morales, y los cardiólogos José Luis Peña Hernández, Isabel Piñero Uribe, Noemi Cruces González y Markel Mancisidor Urizar, de Málaga, y Cesar Vidal González, Laura López Álvarez, Pilar Cazador Romero, Jaime López Díaz y José Cachón Fernández, de Avilés.