El tratamiento con estatina debe ser individualizado, ya sea para prevención primaria o secundaria. Las estatinas son fármacos bien tolerados, con buenos resultados y pocas interacciones con otros medicamentos.

La estatina más adecuada para el paciente es la que logre los objetivos de LDL-colesterol propuestos para cada tipo de paciente.

A la hora de elegir la estatina que mejor se adapte a las necesidades de cada paciente, hay que tener en cuenta la potencia de la estatina para conseguir el objetivo de LDL-colesterol recomendado por las guías, los posibles efectos secundarios, las interacciones con otros medicamentos, la facilidad para la administración, que favorece el cumplimiento terapéutico, y la presencia de enfermedad hepática.

Combinación

Las estatinas y la ezetimiba se utilizan para disminuir el riesgo cardiovascular, controlando los niveles de colesterol hasta los objetivos recomendados, lo que tiene como consecuencia directa la reducción de la enfermedad cardiovascular, deteniendo o incluso reduciendo la progresión de la arteriosclerosis.

Por su parte, ezetimiba en monoterapia se suele emplear cuando no se toleran las estatinas y en combinación cuando no se pueden logran los objetivos solo con estatinas a dosis máximas.

Mecanismo de acción

Las estatinas son inhibidores de la 3-hidroxi-3-metilglutaril-coenzima A reductasa (HMG-CoA reductasa). Esta enzima cataliza un paso esencial en la vía del mevalonato, la conversión de la HMG-CoA a mevalonato, que es un metabolito clave en la biosíntesis de colesterol a nivel hepático.

La ezetimiba inhibe selectivamente la absorción intestinal de colesterol, actuando sobre el transportador de esterol (NPC1L1), responsable de la captación intestinal de colesterol y fitoesteroles.

Interacciones

La mayoría de las estatinas, excepto rosuvastatina, pravastatina y pitavastatina, se metabolizan en el hígado a través del CYP, interactuando principalmente con fármacos antiinfecciosos, como itraconazol, ketoconazol, eritromicina, claritromicina, inhibidores de la proteasa del VIH; antagonistas del calcio, verapamilo, diltiazem, amlodipino, y otros, como ciclosporina, amiodarona, zumo de pomelo, gemfibrozilo.

La ezetimiba no se recomienda en niños ni en insuficiencia hepática grave. Tampoco se recomienda en pacientes que precisan monitorización INR en tratamiento con anticoagulantes cumarínicos.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Lourdes Clemente, Luis Lample, Martín Lalinde, María Ángeles Gay, José Antonio Bernad Gimeno, Liliana Mahuela y Patricia Lloro Lancho, de Zaragoza.