La endometriosis es una enfermedad que aparentemente no manifiesta síntomas, sin embargo, puede causar daños en la calidad ovocitaria, es decir, en la calidad de los óvulos liberados. Aunque no se tienen cifras exactas en nuestro país, algunos autores aseguran que en México hay hasta 7 millones de mujeres con este padecimiento.

Hasta el momento se desconoce qué causa esta enfermedad, que según la Revista Mexicana de la Reproducción, afecta a 35 por ciento de las mujeres infértiles. Se teoriza que puede desarrollarse a partir de cambios en las células locales, trastornos genómicos innatos, insuficiencia inmunológica entre otras causas, sin embargo, ninguna ha sido comprobada.

El Dr. Abraham Martínez, ginecólogo con especialidad en reproducción asistida en IVI México explica que se produce cuando el endometrio no es expulsado del todo y queda fuera del útero (principalmente adhiriéndose a las trompas y los ovarios provocando hinchazón debido a que el tejido sigue reaccionando los cambios hormonales de cada ciclo).

Las consecuencias de dicha acumulación pueden provocar sangrado interno y descomposición del tejido, problemas intestinales, adherencias e infertilidad, además de fuertes dolores en la zona pélvica.

El ciclo reproductivo se ve interferido en la maduración del óvulo, el ciclo ovulatorio y la fecundación por la adherencia del tejido en la región de las trompas de Falopio y en los mismos ovarios.

Aunque la endometriosis se considera como una enfermedad crónica, el doctor Martinez explica que hay cuidados que pueden ayudar a vivir con una buena calidad de vida pues aún no se conoce la cura.

La alimentación antiinflamatoria es la opción ideal para controlar los síntomas, dejar de consumir alimentos procesados, azúcares, gluten, alcohol, embutidos, aceites vegetales industriales, alimentos fritos, carne de animales en engorda, productos refinados como harinas, por mencionar los más importantes.

En cambio, deben consumirse frutas, verduras en variedad de colores, alimentos ricos en omega 3 y 6, hierbas y especias, mientras más frescos, mejor, cereales integrales, beber infusiones o té en lugar de café y el agua que el cuerpo necesite, este consumo debe estar supervisado por un especialista, ya sea en nutrición o en ginecología.

Dormir entre 7 y 8 horas ayuda a reducir el dolor, así como hacer ejercicio como yoga, pilates, natación, por mencionar algunos, es importante insistir en este punto, ya que un cuerpo sin actividad es un cuerpo que puede debilitarse más.

Ante cualquier duda, las mujeres deben hacer una pausa en su rutina para plantearse si están sufriendo endometriosis, el reposo ayuda también a disminuir los síntomas, sin embargo, es importante acudir a un especialista para obtener un diagnóstico y determinar si existen problemas de infertilidad.