La aparición de la esclerosis múltiple puede retrasarse en más de 3 años con el embarazo, según el primer gran estudio del mundo sobre esclerosis múltiple (EM) y  embarazo, dirigido por investigadores de la Universidad de Monash, en Australia .

La EM es cuatro veces más prevalente en mujeres. El hallazgo, que utilizó una base de datos global administrada por la Universidad de Monash de más de 70.000 pacientes con EM , tiene implicaciones tanto para una mayor comprensión de las causas de la EM como para el uso de una posible terapia hormonal para retrasar la aparición de los síntomas.

La revista ‘JAMA Neurology‘ recoge los resultados de esta investigación sobre la EM y embarazo, dirigida por la doctora Vilija Jokubaitis, del Departamento de Neurociencia de la Universidad de Monash. Analizó si el embarazo puede retrasar la aparición de la EM, que se diagnostica con mucha frecuencia en mujeres en edad fértil.

El estudio es el último de numerosas investigaciones de alto impacto sobre la EM realizadas utilizando la base de datos MSBase de más de 70.000 personas con EM en 35 países. La iniciativa global, que ha estado operando durante más de 20 años, está dirigida por el profesor Helmut Butzkueven, del Departamento de Neurociencia de la Universidad de Monash.

La doctora Jokubaitis estudió a más de 3.600 mujeres que asistían a cuatro clínicas de EM en dos países (República Checa y Australia), todas estaban inscritas en MSBase.

Esclerosis múltiple y Alteraciones en el ADN

Los resultados indican que si las pacientes habían estado embarazadas se les diagnosticaron los primeros síntomas de EM, en promedio, 3,3 años después, en comparación con las que nunca habían estado embarazadas. También se observó un retraso similar en la aparición de la EM en mujeres que habían llevado a término su embarazo, con un retraso en el inicio, en promedio, de 3,4 años.

En el artículo, la doctora Jokubaitis sugiere que el embarazo podría reducir la sobreactividad anormal del sistema inmunológico que causa la EM, potencialmente a largo plazo. “En la actualidad, no sabemos exactamente cómo frena el desarrollo de la EM, pero creemos que tiene que ver con las alteraciones realizadas en el ADN. Ahora estamos buscando oportunidades de financiación para explorar esta posibilidad”, anuncia.

Registro MSBase

El Registro MSBase ha estado siguiendo a pacientes a lo largo del tiempo en 35 países con esclerosis múltiple desde 2001 y se convirtió en una fundación australiana sin fines de lucro en 2004. Está administrado por el presidente del grupo de investigación de esclerosis múltiple y neuroinmunología, el profesor Helmut Butzkueven, del Departamento de Neurociencia de la Universidad de Monash.

MSBase coordina y recopila datos de 160 clínicas colaboradoras y sigue a más de 71.000 pacientes. Apoya 56 estudios prospectivos iniciados por investigadores.

“Los datos brindan una visión general de las causas de la EM, y ayudan a decidir las mejores estrategias de tratamiento para prevenir la discapacidad a largo plazo en la EM. Solo el conjunto de datos de registros sistemáticos a largo plazo como MSBase, con la participación de 10 de cada 1000 pacientes, pueden dar respuesta a las numerosas cuestiones que plantea la enfermedad”, según el profesor Butzkueven.

MSBase contienen información sobre el inicio de la enfermedad, los efectos a largo y corto plazo de los tratamientos nuevos y existentes, las recaídas y los niveles de discapacidad de cada paciente a lo largo del tiempo, todo lo cual se ha puesto a disposición en más de 50 publicaciones revisadas por pares. En un futuro cercano, MSBase permitirá que los pacientes de áreas remotas utilicen sus móviles para autogestionar  su atención. “Aumentaremos no solo nuestro conocimiento de la enfermedad, sino que mejoraremos la equidad de acceso a los ensayos clínicos”, añade.