Durante el Curso Lo Mejor del Año en Espondiloartritis de la Sociedad Española de Reumatología, los expertos han recordado los retos que aún atraviesan estos pacientes. Este curso se ha celebrado este fin de semana, con la colaboración de Janssen. En concreto, han recordado que la espondiloartritis axial y la artritis psoriásica aun tienen un retraso diagnóstico de varios años. “A consecuencia de ello el viaje del paciente hasta ser diagnosticado puede ser largo y arduo. No es infrecuente que hayan visitado múltiples servicios médicos y profesionales sanitarios antes de llegar a Reumatología” . Así lo aportaba Cristina Fernández Carballido, reumatóloga del Hospital Universitario San Juan de Alicante.

Respecto al por qué de este retraso diagnóstico, la experta disgregaba varios motivos. “En el caso de la espondiloartritis axial se debe a que la enfermedad suele comenzar con dolor de espalda, que es muy frecuente en la población general. Por otra parte, influye que el daño radiográfico más típico de la enfermedad puede tardar varios años en aparecer”.

Avances y retos en la espondiloartritis axial y la artritis psoriásica

Actualmente, el diagnóstico precoz es clave en las espondiloartritis. No obstante, la identificación y abordaje precoces mejoran el pronóstico y la probabilidad de responder a los tratamientos. A este respecto, se han destacado los resultados de un ensayo clínico que compara la eficacia de una estrategia “Treat to target frente a seguimiento estándar en pacientes con espondiloartritis. Este concluía que el uso de la resonancia magnética nuclear de articulaciones sacroilíacas, mostraba un mejor rendimiento de dicha técnica con respecto a la radiografía simple.  Asimismo, afirmaba que los pacientes seguidos de forma estrecha mostraron mejor control de la enfermedad a largo plazo. Este estudio era comentado por Clementina López, reumatóloga del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba.

La experta también profundizaba en las mejoras de la espondiloartritis axial y la artritis psoriásica. Así, sobre esta última destaca que ha habido resultados favorables de nuevas moléculas en desarrollo para el tratamiento de estos pacientes. También estudios que aportan nuevos datos acerca de si se puede evitar el desarrollo de la enfermedad en pacientes con psoriasis.

No obstante, Fernández ha indicado por su parte que “todavía quedan por resolver importantes necesidades no satisfechas y áreas de mejora como la optimización del uso de las técnicas de imagen. También en la identificación de biomarcadores y la estandarización de instrumentos para evaluar el control y la evolución de la enfermedad, así como la respuesta a los tratamientos”.