SECCIÓN  patrocinada por:  

Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

La esquizofrenia ya se puede diagnosticar en sus primeras etapas, antes de que aparezcan los síntomas, si bien existe un desajuste entre los avances en diagnóstico y su aplicación homogénea en el sistema sanitario. La innovación sí se está trasladando al ámbito de los tratamientos, y en la práctica clínica diaria es posible disminuir la mortalidad en esquizofrenia, aumentar la expectativa de vida del paciente y mejorar la prevención en recaídas. Estas son algunas ideas debatidas en el XXII Congreso Nacional de Psiquiatría, que se celebra del 25 al 28 de septiembre en Bilbao.

En relación con los tratamientos de salud mental, Iñaki Eguiluz, jefe de Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Cruces de Bilbao, ha comentado que “hasta hace unos años no se prestaba la atención necesaria a la calidad de vida y a la salud física de los pacientes con esquizofrenia, y ahora sí”. Esto se debe, según ha dicho, “a la mejora de los tratamientos, que producen muchos menos efectos secundarios y se toleran mejor que los anteriores, por lo que también ha mejorado la adherencia terapéutica”.

Perspectiva integradora

El Dr. Eguiluz ha recordado que “desde la década de los 80, coincidiendo con la incorporación de las unidades de agudos a los hospitales generales, se ha impuesto de forma progresiva el abordaje de los pacientes con patología mental desde una perspectiva integradora y tratando la patología en su conjunto”. Las enfermedades cardiovasculares y respiratorias, la diabetes y las conductas adictivas, entre otras, son más frecuentes en el paciente con esquizofrenia que en la población general, por lo que su expectativa de vida puede verse afectada en más de 10 años, según ha calculado el responsable del Servicio de Psiquiatría del Hospital Cruces de Bilbao.

Antipsicóticos de nueva generación

La aparición de antipsicóticos de nueva generación, como ha dicho Iñaki Eguiluz, ha supuesto un mejor abordaje de los procesos asociados, y también ha aumentado el control de los síntomas. Además, ha supuesto una reducción significativa de los efectos secundarios, por lo que ha mejorado la calidad de vida del paciente con esquizofrenia. “Estos beneficios tienen una gran repercusión en el cumplimiento terapéutico y, en consecuencia, en la prevención de recaídas. Esta situación igualmente ha mejorado con los antipsicóticos intramusculares de larga duración al poder monitorizarse el cumplimiento, base en la prevención de las recaídas”, ha añadido.

Acceso a la innovación

Del acceso a las novedades diagnósticas y terapéuticas también ha hablado Miquel Bernardo, catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Barcelona y fundador de la Unidad de Esquizofrenia del Hospital Clinic. “Sabemos que se puede actuar en prevención primaria en el campo de la enfermedad mental grave, como la esquizofrenia. Podemos conocer su diagnóstico antes de que aparezcan todos los síntomas, lo que supone el ahorro de gastos innecesarios y, sobre todo, de sufrimiento personal a los pacientes. Es beneficioso, no solo desde criterios económicos, sino también asistenciales.”, ha manifestado.

“Los avances e innovaciones que vienen de la investigación no se implementan de manera inmediata en las prácticas clínicas porque falta el respaldo de las autoridades sanitarias para dotarlos de la financiación adecuada. Mejorar las prácticas asistenciales requiere recursos. La inversión en Sanidad es beneficiosa y necesaria para apoyar las prácticas clínicas y los avances que se están consiguiendo, por ejemplo, en el diagnóstico de los primeros episodios psicóticos como en la esquizofrenia”, ha subrayado.

Así, el Dr. Bernardo ha señalado que en Estados Unidos “se ha demostrado que por cada dólar que invierten en el tratamiento precoz se ahorran 18 dólares de tratamientos paliativos; invertir temprano es invertir mejor. La implementación en innovaciones en trastorno mental grave, en concreto en los primeros episodios psicóticos, ha sido considerado una prioridad nacional en estos cinco años últimos años”.