La esteatosis hepática metabólica con fibrosis avanzada es un factor de riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2 e hipertensión arterial. Así lo confirma un estudio realizado por investigadores del CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD) y del área de Enfermedades hepáticas, digestivas e inflamatorias del Instituto de Biomedicina de Sevilla (BIS). El estudio ‘Significant fibrosis predicts new-onset diabetes mellitus and arterial hypertension in patients with NASH’ se ha publicado en la revista Journal of Hepatology.

Javier Ampuero y Manuel Romero Gómez, responsables del grupo SeLiver del IBIS y pertenecientes al Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, han liderado la investigación. Han colaborado más de 30 investigadores españoles y han participado hasta diez grupos adscritos al CIBER. Su elaboración se ha realizado en el entorno del Registro HEPAmet, de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) y el CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD).

Esteatosis hepática metabólica

La enfermedad hepática metabólica es una de las principales hepatopatías a nivel mundial. Afecta a más del 20% de la población adulta en los países occidentales, y actualmente es la tercera causa de indicación de trasplante hepático. La mayoría de los pacientes con esta patología, también conocida como enfermedad del hígado graso no alcohólico, tienen al menos una de las características del síndrome metabólico. De hecho, esta enfermedad se considera una manifestación hepática del síndrome metabólico.

Los científicos coordinados por Ampuero y Romero han investigado si la enfermedad hepática metabólica puede preceder también al desarrollo del síndrome metabólico. Para ello, se hizo un seguimiento durante más de cinco años a un total de 178 pacientes metabólicamente sanos al inicio del estudio, a los que se había diagnosticado esteatosis hepática metabólica.

Comorbilidades

Los coordinadores del estudio han señalado que los resultados “confirman que esta patología puede jugar un papel catalítico en el desarrollo de diversas comorbilidades, como la diabetes mellitus tipo 2, la hipertensión arterial y dislipemia”. En concreto, un 9% de los pacientes desarrollaron diabetes tipo 2, un 8,4% hipertensión arterial, un 9,6%  HDL bajo, y un 23,6% hipertrigliceridemia a lo largo de los cinco años de seguimiento.

“Las tasas de incidencia anual de diabetes mellitus tipo 2 e hipertensión arterial fueron superiores en pacientes con fibrosis significativa y obesidad”, han destacado los científicos. Asimismo, las personas con fibrosis avanzada han presentado un riesgo cuatro veces superior de desarrollar diabetes e hipertensión.

Los autores de la investigación han comentado que “determinados factores metabólicos, como la diabetes o la hipertensión arterial, eran causa de esteatosis hepática”. “Gracias a este proyecto también sabemos que pueden ser consecuencia de la afectación hepática, lo que nos obliga a estar atentos a su aparición durante el seguimiento de estos pacientes”, han añadido.